Demasiado guapas

Hace poco un amigo me ha contado por email una pequeña historia. Y esa pequeña historia me ha hecho recordar una amiga. que yo tuve.

Y es que a veces, para según qué trabajos el estar muy buena puede llagar demasiado la atención.

En cierta ocasión conocí a una amiga llamada Nastya (de Anastasia), de Bielorrusia. Esta chica vino a España porque su tía encontró trabajo aquí.
Yo no puedo entender como una rusa puede venir a España sin tener ni puta idea de hablar castellano y a las dos semanas ya lo ha aprendido con cierta fluidez. Siempre me hace pensar que nosotros los españoles no se si es que somos lelos o que... pero en dos semanas no aprendemos ningún idioma. Y esta gente del Este... en dos semanas si. Y en dos meses ya increíble! Pero en fin...

Esta chica tuvo un problema que durante su estancia de vacaciones no consiguió encontrar trabajo ni pudo arreglar papeles para quedarse aquí a vivir con su tía. Pero aún así decidió quedarse, de ilegal.

Como no podía encontrar trabajo legalmente, tuvo que buscar trabajo en negro... es decir: de limpiadora de casas.

Os voy a poner en situación, para que lo entendáis: Esta chica tenía sobre 23 años. Un rostro absolutamente angelical. Cuerpazo de modelo. 1,78 y unas curvas lindísimas. Para colmo tenía una voz dulcísima.
Vamos, la típica chica de la que te enamoras perdidamente a los 3 minutos de estar con ella.

Cuando ya tuve confianza con esta chica, me pidió ayuda. "No puedo creer mi mala suerte", me dice la chica. ¿Por?
Dice... ya es la tercera casa de la que me echan. Y yo soy una buena trabajadora.
¿Y porqué te echan? ¿que ocurre?
Me dice: Al principio siempre bien. Pero cuando conozco al marido de la dueña de la casa empiezan los problemas. Se enamoran de mi y no me dejan tranquila. Y la dueña me echa para evitarse problemas.
(Por lo visto aunque le ofrecieron trabajos en discotecas de camareras y demás, los rechazó porque no le gustaba el mundo de la noche)

Yo la miraba de arriba a abajo y me decía a mí mismo... Coño, es que es normal! Está demasiado buena para hacer de chacha.
Ver a una mujer que es un 10 en casa limpiando... tiene que ser la perdición de cualquier marido.
jejeje

Como anécdota os diré que no pude "intimar" con ella. Era buena chica pero iba de formalita y yo pasaba de hacerle la corte durante meses para llevármela a la cama.
La he tenido en Facebook hasta hace muy poco que se casó y eliminó todas las fotos dejando la cuenta vacía.

Pues esta historia que me han contado por email, es la que me ha recordado a Nastya.

Os paso la historia...

La semana pasada tuve que ir al médico para una revisión de un “temilla que no viene a cuento”  y que me dieran el alta laboral. Nunca lo hubiera dicho, pero que ganas que tenía ya de trabajar. Total, por dos mesecitos de relax en casa, jaja.
El tema es que cuando entré en la consulta me llevé una doble sorpresa. Las dos gratas, aunque una mucho más que la otra.
La primera es que mi médico habitual (un estúpido de cuidado) había sido trasladado de centro médico y la segunda que en su lugar habían puesto una doctora aparentemente “recién sacada del horno” de unos 28 – 30 años de edad, de muy buen ver. Que voy a hacerle, soy hombre y como iba a que me dieran el alta y ya me encuentro bien de salud uno se fija en otros detallitos a parte de las indicaciones del doctor.
Y vaya si me fijé. Mi nueva doctora es una chica rubia con el pelo largo, menudita, (de 1.65m aproximadamente de altura), buen cuerpo a juzgar por lo que se podía adivinar a través de la bata y afortunadamente bastante agradable en el trato.
He de decir que como le hubiera pasado a cualquier hombre en mi situación llegué a ponerme incluso un poco nervioso. No sé, pero uno no espera encontrarse esas “cositas” en el médico!!!
Cuando llevaba cinco minutos y en la consulta me sorprendí a mi mismo mirando sus labios, pero si
prestar gran atención a lo que me decía. Feo, feo, feo!!!  Pero el tema es que mi cabeza ya estaba fantaseando más de lo debido, jojana. Créeme que la chica lo merecía.
Al salir, la chica muy profesional, alargó su brazo tendiéndome su mano. Yo la estreche como se estrecha la mano a una chica, no hay que ser animal. Aunque hubiera preferido darle un par de besos.

Al salir de la consulta volví a mi casa pensando en lo mismo que pensé en el momento de entrar en la consulta: “Esta chica me suena de algo”.
Pensando, pensando y volviendo a pensar; se me encendió la bombilla. Pero no podía ser. Tenía que estar equivocado.
Una noche de septiembre salí de fiesta con mi pareja y unos amigos y terminamos en una conocida sala de fiestas de Sevilla. Una de las animadoras (bailarinas, gogo, llámese como se quiera) se parecía mucho a mi nueva doctora. Pero claro, eso no podía ser. Pero es que realmente el parecido era asombroso.
Evidentemente, una doctora no va haciendo de “animadora” en este tipo de locales. Pero y si tenía una hermana gemela. Vaya! Demasiadas vueltas a la cabeza le estaba dando yo. Pero es que esa carita y ese cuerpo no podía quitármelos de la cabeza fácilmente.
Decidí mirar en el cuadro médico del centro sanitario el nombre de mi doctora y busque en internet información de la mencionada sala para ver si podría ser realmente su hermana. Joder que morbo me estaba dando. Pero no. Me equivoqué. No se trataba de su hermana, sino de ella misma. De mi doctora. 
No puede ser, pensé. Y busque entré las fotos de la página y facebook del local verificando mi descubrimiento. Que cuerpazo tenía la señora doctora. Madre mía que morbazo me estaba dando de repente mi médico…

Ya hace algo más de una semana de mi visita al médico y todavía sigo sano, sin nada que me sirva de escusa para volver a visitar a mi doctora favorita. 
Mi mujer y yo somos bastante abiertos de mente, aunque algo más conservadores a la hora de la práctica. No supone ningún problema el decirle que tal o cual chica está muy bien, que tiene un cuerpazo e incluso comentarios como “que polvazo tiene”. Pero de momento me lo he reservado. No le he dicho nada aún. Espero al día en que tengamos que volver uno de los dos al médico por cualquier motivo o a que algún familiar o amigo que van a la misma consulta le cuente que hay una doctora nueva. Tengo curiosidad por escuchar los comentarios de quien se lo cuente y ver su reacción. Aunque no es especialmente celosa la veo capaz de pedirnos un cambio de facultativo, jaja.
Ah, he de reconocerlo. Ya he tenido varios “pensamientos libidinosos” con mi médico. Pero estoy totalmente seguro de que no he sido el único.

¿Habéis tenido vosotros alguna vez un encontronazo que os haya hecho pensar "Está demasiado bueno/a como para trabajar en esto"? ¿O alguna experiencia similar?

La forma de contactar conmigo, por si os apetece:
Por email: malagasensual@hotmail.es
Por twitter: @malaga_sensual
Por instagram: malagasensual

¡¡Gracias por leerme!!

2 comentarios :

  1. Por qué será que he leído esto y me ha venido a la mente tu poesía... "No es verdad ángel de amor... que mi verga con vaselina se desliza mucho mejor?" Aunque hace frío uno siempre va cachondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje no llego a alcanzar entender la relación, pero vale.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...