Experiencias inconfesables

Hace poco me enviaron un email para contarme su primera experiencia sexual a raiz de haber leido un post sobre el tema.
Me dice el chico que si lo creo oportuno que lo publique.



Y la verdad, a mí me ha llamado la atención, por eso lo voy a compartir con vosotros, a ver que os parece:

"Fue con mi hermana fue cuando yo tenía 13 o 14 años y ella unos 18.
Mis padres estaban acostumbrados a salir el viernes y sabado noche con sus amigos y dejarnos en casa. Solia quedar con mi hermana y ver la tele en el sofa.
A veces mi hermana se tumbaba y me pedia que le acariciara la espalda al estilo cosquillas y a veces se quedaba dormida mientras se lo hacía.

Ella solia usar pantaloncitos cortos o leggins que marcaban mucho. Y francamente estaba muy buena.
Una noche se quedó dormida mientras le acariciaba y no se que me pasó que decidí meter mi mano bajo la camiseta y tocar los laterales de sus tetas muy cuidadosamente de no despertarla. Como estaba ligeramente de lado pude palparle una teta entera. La tenía grande y durita. Hasta que se despertó y me pilló con una mano en su teta y la camiseta subida. Me dijo: ¿Que haces? pero con una cara de dormida que se nota que no se estaba enterando de nada.
Me pilló! Yo creía morirme de verguenza y solo pude decirle: "nada" y me fui a la cama sin decir nada mas. Pasé una noche con miedo y ganas de llorar. Eso fue un viernes.

Al dia siguiente se volvió a tumbar al lado mia y me dijo: "Acariciame la espalda como anoche. Y no te preocupes si me duermo, yo tengo un sueño muy profundo y no me entero de nada". Yo aluciné! Practicamente me estaba pidiendo que le metiera mano. Y eso hice yo. Esa noche llevaba una camiseta mas ancha y unos pantalones mas cortos.
Le acaricié las tetas hasta hartarme y ella ni se inmutó, pero yo intuia que no estaba dormida porque su respiración era muy distinta a la de la noche anterior. Era más agitada.

A la semana siguiente igual... pero esta vez quise llegar mas lejos: Empecé a tocarle el coño por encima de la ropa. Al día siguiente probé a meter la mano debajo... noté una abundante humedad. Mis dedos salieron pringosos. No sabía que una tia se pudiera mojar tanto. Además cuando queria meter los dedos ella haciendose la dormida abria las piernas mas como facilitandome el tema.
Me di cuenta que si metia dos deditos en su vagina y los sacaba empezaba a gemir muy silenciosamente, pero se le escuchaba. Así que empecé a masturbarla practicamente sin saber como hacerlo bien.
Pero a veces acababa haciendola correrse (se notaba por los gemidos) y yo me iba al baño a pajearme como un mono. A esa edad lo hacia mucho.

Esto lo hicimos durante unos seis meses, aunque no todos los fines de semana. A veces surgían cosas o simplemente ella no me decía que la acariciase.. 

Por una parte me encantaba, pero por la otra me jodia que no quisiese despertarse. Para mi era una actitud cobarde. Así que una noche quise subirle la camiseta enseñando las tetas y quitarle los pantaloncitos y tirarselos al suelo...la dejé asi y me fui a mi dormitorio. Era una forma de decirle: Te quedas desnuda. Ahora no vas a poder disimular.

A los 20 minutos escuché desde mi habitación que se iba a la suya. Y al día siguiente seguia actuando conmigo como si nada. Ni una mirada ni un gesto ni nada.


Como hermanos nos llevabamos regular. Los típicos enfados entre hermana y hermano.

Ella dejó de pedirme que la acariciara por un mes o asi. Y una noche me dice: "¿Me vas a violar esta noche?" Reconozco que a esa edad yo era supertimido y me tomé esa frase muy mal. Años después me di cuenta que eso no lo dijo con mala intención, lo digo como diciendo: se lo que haces y te doy permiso. Pero a mí la palabra "violar" me jodió muchisimo. Y le dije que no.
Ella se sorprendió de mi respuesta y no nos hablamos en toda la noche.
Me prometí a mi mismo y a Dios que nunca jamás volvería a tocar a mi hermana. Y eso hice.
Meses mas tarde ella se echó novio y empezó a salir y ya no volvió a darse la situación nunca mas.

De eso hace mas de 14 años y una noche en el hospital por circunstancias de la vida nos confesamos cosas de hermanos mutuamente. Y una de ellas fue ella que me dijo que esa noche no lo dijo con mala intención, que al contrario. Que andaba muy caliente y lo dijo como pidiendime que la tocara. Que muchas noches quiso hacerse la despierta pero que le daba verguenza y que como era yo muy peque, así sería menos "cortante".

Eso fue todo con mi hermana. No es nada del otro mundo pero a mí nunca se me olvidará las pajas que le hice. El olor a vagina que se me quedaba en los dedos y sobre todo la vagina tan mojadisima que tenia. Nunca he estado con una mujer (y mira que he estado con unas cuantas ya) con el coño tan mojado como el de mi hermana."

Si os ponéis en la piel de un niño de 13/14 años debe ser una experiencia brutal ¿no creéis?
Yo creo que a esas edades estas experiencias son normales. El ser humano necesita experimentar en el sexo a esa edad y solo se hace con quien se tiene a meno cerca: Hermanos, primos, vecinos.
Me interesa mucho saber vuestro punto de vista más sincero. ¿Que os ha parecido la experiencia? ¿vosotros hubierais obrado igual?

La forma de contactar conmigo, por si os apetece:
Por email: malagasensual@hotmail.es
Por twitter: @malaga_sensual
Por instagram: malagasensual

¡¡Gracias por leerme!!

17 comentarios :

  1. Situaciones como esas las hemos vivido muchos, aunque no son fáciles de confesar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fran tiene razon. Cuesta mucho contarlas. Yo hice algo con mi vecino. Jugabamos a pasar un coche metalico por debajo de la ropa de mi vecina, como si fuera una carretera. Y ella hacia lo mismo conmigo. Era una excusa para tocarnos. Nunca lo he contado a nadie y no creo que lo haga.

      Eliminar
    2. Teneis toda la razón. Son experiencias que hemos vivido muchos pero que nos cuesta muchísimo confesar.
      Y tiene su porqué.

      Saludos a los dos.

      Eliminar
  2. Yo tambien tengo una experiencia a esa edad pero me da mucha verguenza comentarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... en anónimo nadie se va a enterar de quién eres. Ni siquiera yo.
      Pero vamos, lo entiendo.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Pues para ese momento de despertar sexual, tuvo que ser una mezcla entre el morbo, lo prohibido y lo incestuoso.
    Carla Mila
    http://www.carlamila.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo recuerdo mis primeras experiencias con una sensación de hacer algo prohibido... y ahora hecho mucho de menos esa sensación... ese disparo de adrenalina. Ayyy que tiempos! jeje

      Saludos Carla Mila!

      Eliminar
  4. Yo tengo una hermana que tiene un cuerpazo y nunca me ha pasado nada parecido. Todo le ocurre a otros. Nunca a mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dices como si te hubieras quedado con las ganas. jaja

      Eliminar
  5. Guau. La verdad es que este tipo de experiencias no me resultan comúnes. Pero está claro que es porque no soy un chico. Por los comentarios del resto. Quizás se dé más en ellos ya que notan mucho el cambio en sus genitales.

    Me resulta fascinante y me he excitado con la historia. Tiene que ser chocante que te pase algo así con un hermano. A priori pienso que no me haría nada de gracia, pero la realidad es diferente. Cuando te ves envuelto en una situación prohibida y recíproca. Y además él no tuvo ningún cambio en su relación de hermanos ‘normal’. Qué bien que pudiesen solucionar ese conflicto del pasado. ¡¡Pero me sigue resultando muy fuerte!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fuerte! Es muy fuerte! Piensa lo que tiene que ser para un chico de esa edad. Ufff.

      Saludos!

      Eliminar
  6. No sé, el tema del incesto siempre me ha parecido un poco inverosimil, me cuesta creerlo. Suena bien como fantasía. Pero bueno, la mía, es obvia, bueno, trato de llevarla en la intimidad, alejada de la gente que me conoce. Pero lo de vestirme de tía me pierde y si ya lo mezclo con sexo con algún maromo, pues más caliente aún. Digamos que en ciertos temas, soy más sincero con gente que no conozco que con mis íntimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo yo que el tema del incesto (hablo de roces y toqueteos) en la adolescencia es más común de lo que parece. Muchas amigas me han confesado sus primeros toqueteos y siempre eran con hermanos, primos o vecinos.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Mi hermana y yo nos llevamos apenas dos años, yo soy el mayor. En la adolescencia, me impactó mucho que en poco tiempo pasase de ser una niña, sin ningún atractivo especial, a una chica con cuerpecito de mujer, su culo se puso respingón y redondito, sus pechos crecieron lo justo para que tuviese que comenzar a llevar sostén, y además, hasta comencé a verla mas guapa. Me sentía muy confuso, puesto que empezaba a sentir atracción sexual hacia ella. Recuerdo que incluso me masturbé varias veces pensando en ella, estaba un pelín obsesionado, ya que de la noche a la mañana, tenía viviendo conmigo a una chica muy atractiva.
    Tras mucho pensarlo, me decidí a entablar con ella conversaciones que por entonces no podría tener con practicamente nadie mas, salvo alguna amiga suya, eso es, me dispuse a hablar con ella de sexo, a comentar nuestros cambios, a explicar experiencias oídas de algún compañero de clase, etc. La cosa iba bien, ya que ella sentía curiosidad y no tenía reparos en hablar conmigo sobre ello, así que un día le dije que me haría ilusión ver cómo había cambiado su cuerpo, a lo cual, tras insistirle un poco, accedió, provocandome un enorme calentón al presenciar por fin sus pequeñas pero redonditas tetas, y su coño con ya abundante bello púbico. Tras alegrarme la vista como nunca antes me la habían alegrado, ella me dijo que tambien quería ver mis cambios, a lo cual accedí sin necesidad de que ella tuviese que pedirmelo dos veces, ahí noté que me estaba dando todavía mas morbo bajarme los pantalones ante su mirada, que haberla visto desnuda, tenía la polla muy dura después de haberme puesto a tope viendo su cuerpazo, y tuve el enorme gustazo de sacarme el rabo super tieso para que ella quedase boquiabierta. Me dijo que no se esperaba que yo a mi edad tuviese ya un pene tan desarrollado, que se imaginaba que lo tendría aun como un niño pequeño.
    Tras quedar los dos desnudos, decidí que nos sentasemos en el sofá, y aprovechando que lo difícil ya estaba hecho, cogí su mano y la llevé hasta mi polla, notando un placer y un morbo indescriptible al notarla agarrándome el rabo, le enseñé a menearla, y así estuvimos un rato, ella pajeandome, y yo recreandome en sobarle las tetas, no puede aguantar mucho rato mas, y acabé corriéndome en sus muslos. Tras esto, ella me dijo que se sentía caliente por el magreo mutuo, así que quise probar suerte comiéndole el coño, creo recordar que no lo hice muy bien, pero le bastó a ella para acabar llegando al orgasmo, puesto que estaba muy caliente y seguí sobandole las tetas mientras le hacía sexo oral.
    Esa fue la primera de muchas tardes a solas con mi hermana en aquel verano de 1999, en las que lo probamos casi todo, e incluso creo que en alguna ocasión nos dimos algún morreo en plena faena. Siempre recuerdo con mucho morbo que la primera polla que vió y probó mi hermana, fue la mía, así como las primeras tetas y coño que me llevé yo a la boca, fueron las suyas. Tras el verano llegó la época de estudios y rara vez nos volvimos a quedar solos, y casi sin mas, se fue terminando lo de encerrarnos en un cuarto a darnos placer, hasta el punto que no volvimos a hablar del tema...

    ...hasta que, soprendentemente, el año pasado, una mañana me insistió mucho en ducharse conmigo porque no quería esperar, a pesar de mi verguenza inicial, accedí, y una vez dentro, no pude evitar tener una erección descomunal al tenerla desnuda delante mío. Ella, estando de espaldas a mi, no paraba de acercar su culo a mi rabo, poniéndome muy caliente, tanto que desde atrás la abracé por su cintura, y ella, con una voz muy sensual me pregunta si me apetecía rememorar viejos tiempos, se giró, me besó, nos enrollamos, y terminamos echando un polvazo en la ducha, de los mejores que he echado nunca, y eso que ahora puedo comparar con otras chicas con las que he estado. Supongo que en parte es porque a mi la idea del incesto con mi hermana, me pone caliente desde que ella pegó el cambio.

    Capricornio.

    ResponderEliminar
  8. Cuando uno lee experiencias así... no puede evitar sentir rabia por ser hijo único jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... o por no tener hermanos varones (tan solo 1 hermana) que estén bien buenorros!!!

      Todo sea dicho.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...