Como enseñamos a nuestros hijos

A veces no nos damos cuenta de lo mucho que nos admiran los niños y se fijan en nosotros.

Vale, vaya por delante que yo aquí voy a hablar desde mi desconocimiento absoluto, ya que yo no tengo hijos (al menos reconocidos, que yo sepa jeje) y mi experiencia es sólo de lo que percibo a mi alrededor. Pero es que veo cosas que no me cuadran.


Para empezar, los valores y el sentido común se está perdiendo. Enseñar a un niño no es llevarlo al cole y preocuparse de que sus notas sean buenas. Todo eso está muy bien, pero hay más cosas.

Claro que la vida de hoy es muy distinta a la que vivíamos hace 20 años. Ahora tanto el padre como la madre deben trabajar y no se puede estar todo el día con los niños. Yo eso lo entiendo, pero no se trata de eso. Se trata de darle unos valores.

A mí lo que me sorprende es ver a un niño de 10 años ya hecho un egoísta total y absoluto. Que no respeta del esfuerzo de los padres. Ni comprende el valor real de las cosas. Y esto es lo que creo que va a mas.

Os voy a contar una pequeña historia muy interesante:

Aquí en Málaga conocí a un médico de renombre, con mucho dinero que tenía una hija (llamemosla Rebeca) de 7 años. Rebeca iba a un colegio privado muy caro y sacaba excelentes notas. Era una niña mimadisima y los Reyes Magos eran sumamente generosos con ella.
Vivía en un chalet en Cerrado de Calderón (la zona pija de Málaga) y tenía para ella dos habitaciones... una para dormir y otra para sus juguetes.
Rebeca tenía casi toda la colección de Nancys, Pin&Pon, Playmobil y muchas mas y apenas jugaba con ellas. Se aburría rápidamente de ellas, e incluso algunas aun tenían su embalaje en perfecto estado.
Una vez por navidad el padre tuvo que asistir a una cena en un comedor social, de una asociación benéfica apoyada por su hospital. Tenía que llevar algún juguete ya que le informaron que en la cena se sortearían juguetes.
Al padre de Rebeca se le olvidó comprarlo y decidió cogerle una muñeca Nancy (de las muchas que tenía casi sin estrenar) de su hija.
La hija lo vio y se enfadó. Se puso como una furia a llorar. El padre la cogió del brazo y se la llevó con ella a al comedor social para que viera lo que iba a hacer.

Sortearon los juguetes y a una chica la tocó la Nancy de Rebeca. La niña lloró de alegría y Rebeca fue a hablar con ella y a decirle que en realidad esa muñeca era suya y también los muchos juguetes que tenía. Esa tarde se hicieron Rebeca y la niña se hicieron amigas y jugaron con la Nancy una hora. En ese tiempo la chica pobre le contó a Rebeca su realidad. Rebeca a pesar de ser una niña aun, se dió cuenta lo afortunada que era.
A la vuelta en el coche Rebeca no paraba de hablar con su papá sobre la experiencia.

Ahora viene lo interesante... al año siguiente, unos días antes de Reyes el padre vio que Rebeca estaba metiendo un montón de sus juguetes en sus cajas. Su papá le preguntó que hacía y Rebeca le dijo a su padre que esos juguetes no los usaba y quería regalarlos a esas "niñas pobre que no tienen juguetes".
Al padre se le saltaban las lágrimas.

Esto no es un cuento de navidad. Es una historia real que ocurrió hace unos años.


Esto es un ejemplo para que veáis que con muy poco se puede enseñar mucho a los niños. Ellos absorben más de lo que creemos... lo malo y también lo bueno.

Tenemos que enseñar a nuestros hijos esas cosas que no se enseñan ni en los colegios ni en los libros. Eso que nuestros padres si nos enseñaron. Tenemos que encontrar la manera de enseñarle valores.
SOBRE TODO CON EJEMPLOS PRÁCTICOS como vió Rebeca. Veo a niños de 16 años haciendo el gilipollas con las motos, que no estaría de más llevarlos a que vieran los dramas que hay en las unidades de cuidados intensivos que hay en los hospitales, por poneros otro ejemplo.

Otra opción también es que se mezclen con personas de otras edades. Los abuelos están muy bien, pero en la diversidad de edades se puede sacar muchas cosas positivas.

Pienso que debemos involucrarlos más en nuestra vida... que aprendan a cocinar... para que sepan que los platos de comida no se compran hechos en el supermercado, por ejemplo.

Que vean que no todos los niños son como ellos... que algunos tienen más, otros menos y otros no tienen nada. Recordad: Educar no es sólo llevarlos al cole y que saquen buenas notas. Hay niños que sacan unas notas cojonudas y están hechos unos cabrones inaguantables.

Imagino que aquí quien tenga hijos, tendrá más que decir que yo.

(Este artículos son de esos que se ve que no interesan y que me hacen bajar la medía de visitas considerablemente, pero bueno... con una persona que lo lea me vale. El lunes más "guarreria fina"... lo prometo jeje).

La forma de contactar conmigo, por si os apetece:
Por email: malagasensual@hotmail.es
Por twitter: @malaga_sensual
Por instagram: malagasensual


¡¡Gracias por leerme!!

18 comentarios :

  1. Efectivamente no tienes hijos...esta tener claro que haria uno o no haria, pero siento decirte que al final muchas cosas no son como tu creias o no puedes hacerlas segun tus creencias...

    Dicho esto.... cierto...el dinero no da muchas cosas entre ellas la educacion, ni mil cosas mas....
    El tiempo que se pasa es importante....pero no es la cantidad sino calidad y por alguna razon cuando no se puede pasar ese tiempo que a muchos les gustaria es donde ceden en cosas materiales... en fin...este tema trae cola...

    bona nit !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que no llego a entender lo difícil y complicado que es educar a un niño, pero tengo gente muy cercana a mi alrededor con hijos y lo veo a diario.
      No sólo es por valorar las cosas, es mucho más que eso: El respeto, la bondad, la humildad, la generosidad...

      Yo tengo la teoría que en estas cosas... lo que no aprendes a los 16 años... ya no lo aprendes nunca.

      Saludos niña!

      Eliminar
  2. Yo no tengo hijos así que esperaré a la guarrería fina jeje. Por cierto a mi estas entradas también me gustan. Mari

    ResponderEliminar
  3. Es asi. Tener hijos es mas que preocuparse por sus notas. Hay que inculcarles valores. Los mios pagan de su hucha algunas cosas para que aprendan el valor del dinero.
    El otro dia fuimos a la feria y dice la de la atracción. .. son 6 euros. Y mi hija de siete años se alarmó ¿6? Le digo, tres tu y tres el tete. Ah vale.... la chica me miro extrañada y le dije es que se pagan sus cosas y está calculando a cuantas cosas mas puede subir.

    Es una tontería pero saben que yo no puedo pagarles todo lo que se les antoje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado eso de que se paguen sus cosas y calculan a cuantas se pueden subir!!! Mi hermana hace eso con mis sobrinos, y me parece genial!

      Nesti

      Eliminar
    2. Pues me parece muy interesante lo que tú haces. Así le enseñas el valor real del dinero.

      Saludos Tatu!

      Eliminar
  4. Adri, en este tema, al noter hijos, tenemos la de perder... siempre! Pero yo aún así, voy a pronunciarme, aún a riesgo de que me digan que no tengo ni idea, que hablar es muy facil y que cuando seas papa comerás huevo... (que por cierto, alguien me explica que cojones significa esa frase??).

    No soy padre, pero vivo rodeado de niños, tengo amigos con hijos, una hermana con dos y un hermano con 1. Cuñadas, vecinos, compañeros de trabajo... vamos, que es algo que "sufro" a diario. Mi conclusión es clara, ESTAMOS PERDIENDO EL NORTE. Es así, cada vez vivimos más para los hijos, todos los padres sueñan con dar de todo a sus hijos, porque es lo que ellos querían de pequeños y sus padres no pudieron... o no quisieron, no?? Mis padres podían comprarme casi todo lo que yo pidiera, pero nunca tuve más que ningun niño de mi cole (colegio público de un barrio normal, allí había de todo), dicen que contra el vicio de pedir, está la virtud de no dar, pues mis padres eran muy virtuosos... y yo ahora lo entiendo, ¿que pasa? ¿que soy el único que lo ve?
    Y no solo en lo económico, en la educación, en reñir, joder, que una ostia a tiempo quita mucha tontería, ves a niños contestones, que no respetan ni a los abuelos, yo con 10 años me dirigía a un señor mayor y le hablaba de usted. Y la educación sexual?? Joder, que una niña con 13 años ha hecho más felaciones que tías de 30 en toda su vida, tengo una sobrina con 14... es que me dan escalofríos solo de pensarlo!!! Y todo es porque veo mucha permisividad, los padres no castigan, no ponen hora de recogida, porque eso es lo que ellos habrían querido de sus padres...
    Yo tengo una cosa clara, el día que tenga hijos, no quiero ser su amigo, quiero ser su padre, y cuando tenga 15 años me verá como el enemigo, vale, lo tengo asumido, pero cuando tenga 30 me verá de otra forma. Yo me planteo la forma de educar y lo digo a boca llena, yo quiero hacerlo exactamente igual que lo han hecho mis padres, creo que si ellos me escucharan decirlo, se tendrían que sentir orgullosos.

    Me he enrollado, lo se, pero como he dicho, es algo que vivo a menudo, lo comento con amigos y se que, por fortuna, muchos piensan como yo.

    Nesti

    Pd: Si tenenis tiempo, buscad en youtube videos de Emilio Calatayud, juez de menores de Granada, hay varios videos, todos son muy buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón. Hay mucha gente que cree que tiene que darles todo a los hijos. Yo lo veo a diario. Y yo no estoy de acuerdo.
      A veces es bueno aburrirse para desarrollar la imaginación. Tb es bueno que sepamos que las cosas cuestan y no darlas por hecho.
      Y claro que a veces como padre eres el malo, pero es como tú dices.... las cosas se tienen que valorar a largo plazo.

      De todas formas es mas facil hablar que hacer y esto tb va por mi. Seguro que cometere mil fallos y a veces el cansancio te puede. Pero hay algunos valores que no deben perderse.

      Conozco al juez por algunas sentencias y creo que es muy buenísimo.

      Eliminar
    2. De acuerdo en todo menos en que las niñas de hoy sean más guarras que las de ayer, lo que pasa es que ahora mola ir por ahí tirandose el pisto; o quizá es que conozco a las modositas de todo el levante no se, yo veo mucha leyenda aquí. Mari

      Eliminar
    3. Pero lo dices porque eres jovencita y sabes lo que tienes alrededor?

      Un saludo Mari

      Nesti

      Eliminar
    4. Nos encanta criticar a las generaciones que nos suceden. Yo tengo 27 años y a quienes yo trato no hacen nada que no se hiciese cuando yo tenía 14, las veo más descaradas pero no hacen nada nuevo, salvo caso aislados claro... Mari

      Eliminar
    5. Sobre lo de ser más guarrillas antes y ahora... no se yo. Tengo mis contradicciones propias.
      Y creo que es dificil de comprobar, ya que el tiempo hace que tu percepción sobre un tema varie.
      Desde luego en mi generación cuando yo tenía 14 años, salvo alguna "lista", las demás estaban muy atontadas. Cosa que hoy en día no sucede. Una niña de 14 de hoy... de tonta no tiene un pelo. Al contrario.
      Pero eso no quiere decir que sean más guarrillas, no? O si?

      Lo dije antes: es complicado.

      Por lo demás, mas o menos estoy de acuerdo en todo.

      Saludos a tos y a toas!

      Eliminar
  5. Señor Malagueño, creo que serás un buen padre el día que lo seas.

    Yo soy padre de una niña de 7 años.

    Lo más importante es dedicarle tiempo a los hijos. Tu tiempo es el mejor regalo que le puedes dar, y la mejor forma de educarles e inculcarles valores. Se nota lo que les gusta que les prestes atención, juegues con ellos, les enseñes cosas.Y te devolverán tu dedicación en forma de aprecio, respeto y un amor muy bonito.

    Totalmente en contra de dar un cachete cuando se portan mal. Conmigo usaron ese recurso de niño y no hay nada peor que sentir miedo de tus padres (en este caso de mi padre). A mi hija le di uno con un año, y me arrepentí profundamente al verla llorar. Fue la única vez que utilicé el castigo físico. Y para nada es una niña caprichosa, impertinente, etc.. Se puede educar perfectamente con disciplina sin recurrir a la violencia. El cachete es señal de vagancia (ir a lo fácil) o falta de recursos. Aunque sea violencia leve se está enseñando al niño que si alguien más débil que tú te crea problemas, lo puedes resolver fácilmente con la fuerza bruta. Eso es terrible.

    Todos esos niños impertinentes, no merecen una hostia, seguramente han sido frutos de una educación muy deficiente de sus padres. Si no fijaos en los padres de esos niños, y os daréis cuenta que la hostia tiene que ir para otro lado jajaja

    Muy importante también ser coherente entre lo que dices a tus hijos y lo que tú haces. Tú eres su mejor ejemplo y el modelo que imitarán. Y por supuesto no mentirles, con los reyes magos ya es suficiente :D

    Gonzalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo estoy muy de acuerdo contigo en que hay que dedicarles tiempo a tus hijos. El problema es que la vida moderna a veces no lo permite.

      Y lo segundo... yo si estoy a favor de un cachete alguna vez si se lo merece, pero sólo cuando se es muy pequeño. Quizás hasta los 7 años o asi. Cuando se van haciendo mayores creo que un cachete no va a servir de mucho.

      Y sobre lo último... absolutamente de acuerdo. Hay que dar ejemplo. No se puede predicar y luego uno hacer lo que le de la gana.

      Saludos Gonzalo.

      Eliminar
    2. Perdona que me cuele. Llego pronto al trabajo.
      Un cachete a tiempo posiblemente no sea malo. Pero uno. Con eso quiero decir que lo pienses bien. Uno solo en los primeros 7 años puede valer porque será algo fuera de la norma. Si lo conviertes en habito (da igual que sea en la mano y no duela) dejará de significar algo.
      Les duele mas la indiferencia o verteenfadado. O quitarles algo importante.
      Cierto que a todos se nos va la paciencia pero .... tb ellos trataran asi a sus hermanos pequeños o a sus amigos.

      Eliminar
  6. Yo tengo hijos (mellizos) al principio estaban sosegados con la puta tecnología y con eso que son los únicos peques de la familia ni te cuento os podéis imaginar hyper consentidos, no daban valor a las cosas, pues tenían todo lo que querían por abuelos, tíos, madre... ect... Tras un montón de discusiones y casi un final trágico, opte a la desesperada dos cosas, la primera, nos fuimos de acampada al estilo clásico, sin enchufes, sin tecnología... Y esta experiencia les abrió los ojos. luego como segundo en vez de un acto social, los lleve a un colegio de acogida, que gracias a mis contactos nos dejaron entrar y pasaron un día y vieron que no todo es oro lo que reluce. Yo sólo se que funcionó.
    Con esto quiero decir que uno los eduque bien o mal, también depende la situación jamás sabrá como va a terminar. En mi familia todos hemos sido educados igual, pero mi hermano ha estado muy enganchado a la droga y yo a día de hoy jamás las he probado y eso que las he tenido muy cerca. La educación está en las dos partes, la parte que quiera enseñar y la parte que quiera oír y canalizar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si tuviera hijos lo tengo muy claro... intentaría que estuvieran conectados con la naturaleza, que creo que cada vez estamos más alejados de ella. Una acampada puede ser una clase magistral de la vida o cualquier cosa de ese estilo.

      La tecnología está muy bien, pero sin olvidar que todo todo todo lo recibimos de la naturaleza. Que yo creo que nos hemos vuelto muy tontorrones en esta última década con que nos den todo hecho.

      Pienso que sobre lo segundo tienes mucha razón: A veces por mucho que intentemos educar... la última palabra la tiene el individuo.

      Saludos Jose Francisco.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...