Como cambia la historia

Es curioso como a veces nos pasan cosas que en principio no entendemos. No comprendemos... y nos dejan a cuadros. Sin saber que hacer o que decir.


Todo esto viene porque hace poco quedé a tomar algo con una amiga con la que una vez tuve un roce sexual. Esa noche ocurrieron una serie de acontecimientos que no entendí muy bien... pero lo dejé en el cajón de "Las tías no hay quien las entiendan".

Y por fin el otro día... con una copa delante me lo aclaró todo.

Os pongo un poco en antecedentes para que lo entendáis.

Según mi punto de vista lo que ocurrió es que:

Hace unos años de copas con los amigos me encuentro con una amiga que conocía de antes. Esta me presenta a otra chica... morena, muy guapa, buen cuerpo aunque un poco delgada, tetas (creía que operadas), con unos ventipocos años. Perfecta para esta noche, pensé.

Empezamos a charlar... todo bien... en sus últimos años de estudio. Me dio una charla sobre lo que iba a hacer una vez acabara la carrera de ya ni me acuerdo y de lo planificada que tenía toda su vida.
Empiezo a poner en prácticas mi técnicas que ya he usado en otras ocasiones y que se dan resultados. 
No son nada del otro mundo, pero paso de revelarlas.


Total.. .todo genial... empiezo con los morreos en el propio local... caricias en la espalda... roces semi-sin-querer en tetas, culo y demás... y sin mosqueos. Esto marcha!

Mis amigos que empiezan con el típico cachondeito... y como yo quería ir de niño formal y fiel... me alejo discretamente de ellos para que mi presa no se de cuenta del cachondeo.
Amo a mis amigos y a cada uno de ellos... pero son unos hijos de puta de los gordos.

Consigo sacarla del pub... a tomar el aire... "Oye ¿te apetece ir a mi casa?" le digo. Se hace un poco la remolona pero al final acepta. "Entro a despedirme de mi amiga, paso por el baño y nos vamos", me dice.

Nos vamos a casa, cada uno en su coche. 

Y aquí empieza lo interesante...

Nada más llegar... la huelo... huele bien... no hace falta ni ducha ni nada... la desnudo... traía un conjunto de lencería precioso que con sólo verlo daban ganas de arracárselo.
Se lo quito... la llevo a la cama... y empezamos a besarnos y a sobarnos.



Ella me coge la polla (que ya andaba en pie de guerra) y la aparta de su coñito, porque casualmente cuando un hombre y una mujer está abrazados en la cama... la polla pega justo con el conejito de la mujer.
No le doy la más mínima importancia. Incluso se agradece que me coja el mango.
Seguimos... todo guay... al final las tetas no son operadas... son tetas perfectas.
Cojo condones y me dispongo a ponerme uno.
Ella que se pone a mirar con curiosidad científica... y le digo "¿Ya?"... y me dice: ¿A ver?...  nada... que se ve que quería asegurarse.
Se la meto... con su correspondiente gemido... y a follar. No llevo ni un minuto cuando me dice: Sácala, por favor.
La saco... me la mira... la toca... vale. Seguimos.
Otra vez a follar... un minuto y medio mas tarde... "Por favor sácala". ¿Pa qué? Sácala porfa. La saco y de nuevo inspección rutinaria. Todo bien.
Le pregunto: ¿Quieres que siga? Si. Vale.
Cambio de postura para que no se de cuenta que la erección se me había bajado y otra vez... a follar!
Dos minutos mas... "Sácala". Joderr! ¿que pasa? 
Sácala, por favor que me duele.
Bueno... pues nada... la saco. Ya directamente me quito el condón porque no me daba ganas de que siguiera con el tema. 
Le pregunto que pasa y me dice: que le duele un poco. Pues nada... la toco y la noto chorreandito, pero paso de dudar. 
Ella que se lía a besarme mientras se agarra al mango. Al final la cosa termina en una simple paja de ella hacía a mí, mientras nos besábamos y nos sobábamos.
Yo por supuesto pasé de seguir haciéndole nada.

Aquí quedó todo. No nos volvimos a ver en persona, aunque sí por las redes sociales.

Pues bien... por cosas del destino nuestras vidas se vuelven a cruzar y tomando una copa con ella le pregunto: ¿Pero que pasó esa noche? No llegué a comprender muy bien.

Y me dice... es que me da mucha vergüenza contártelo. Le digo que no sea tonta, que me lo diga porque siempre. Total, que al final me dice: Venga te cuento:

Es que ocurrió que dos días antes de conocerte a tí, mi mejor amiga se quedó preñada de un tio. Por lo visto usaron condón pero vete a saber tú que guarrerias hicieron porque al final se quedó preñada. 
Yo que estaba muy sensibilizada con ese tema... no quería que me ocurriera, pero una que no es de
piedra... también quería marcha.

Así que en la misma discoteca mi amiga me da un espermicida que me cuenta que va muy bien para todo eso. Era un espermicida que junto a los condones da más seguridad para evitar sorpresas.
Me eché espermicida a lo bestia en el baño justo antes de irnos.

Y ya en su casa... cuando estábamos haciendo el amor empiezo a notar muchísimo calor en la vagina. Por eso te dije de sacarla. Creí que se podría haber roto el condón o algo.
Quise continuar, pero de nuevo otra vez empezó a producirme mucho calor ahí abajo. Casi que me quemaba. "El coño me quemaba", me decía.
No quise decirte nada porque me daba muchísima verguenza.
Y eso fue todo.

Joder como cambia la historia desde un punto de vista a otro ¿verdad? Han tenido que pasar 7 años para entenderlo.
Por lo visto el espermicida no debía ser de muy buena calidad o igual que estaría pasado o algo y reaccionó con la fricción.
Lamentablemente fue una experiencia que acabó en pequeño fracaso por culpa de no comunicarnos.

Y el caso es que tengo la sensación que cosas así me han pasado unas cuantas veces. ¿Vosotros no?

Os recuerdo la forma de contactar conmigo, por si os apetece:
Por email: malagasensual@hotmail.es
Por twitter: @malaga_sensual
Por instagram: malagasensual
Y si pinchas en "Me gusta" arriba a la izquierda, te aviso cuando publique.

¡¡Gracias por leerme!!

10 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... yo comprendo que hay personas más reservadas que no son capaces o simplemente no quieren comunicar cosas como esta a un desconocido, pero a veces por culpa de ser tan cerrado corres el riesgo de que te malinterpreten.

      Yo soy partidario de decir las cosas... aunque de cierta verguenza. Al menos así evitas problemas.

      Saludos.

      Eliminar
    2. La comunicación es biridireccional, (cómo mínimo): Ella no contó, tú no preguntaste.

      Eliminar
  2. Jajaja pobre chica, lo pasaría fatal. La verdad es que a un tío q conoces de una noche no le vas a decir mira q me he echado espermicida y tengo el coño muy caliente jajaja la cara del tío..sería un poema!!jajajaj muy buenoo!! Saludoss malagueño!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si si si yo ahora lo entiendo, pero en su momento me dejó sin comprender que pasaba. Incluso llegué a pensar que era yo.

      En fin... cositas que pasan! jejeje

      Buen fin de semana enana!

      Eliminar
    2. Decirme rarito, pero si voy a echar un polvo con una mujer, con todo lo que implica.... (vamos si voy a meter mi lengua en según que sitios y viceversa) preguntar esas cosas no debería ser mayor problema... pero igual es que yo soy asi de despistado.....xdxd

      saludos

      Eliminar
  3. Uy los espermicidas siempre me han dao mal rollo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no se que es eso. Nunca los había probado, hasta esta vez... y tampoco me había dado cuenta. Quizás si hubiera bajado a darle placer oral habría notado algún sabor extraño, pero como no lo hice...

      Saludos!

      Eliminar
    2. Se ponen con un aplicador al fondo de la vagina no lo habrias notado, son una mierda por que pueden producir lesiones vaginales importantes y su efectividad es bajisima... pero bueno. Desde que lo descubri no paro de dar vueltas por tu blog XD me estoy dejando una de horas aqui jeje, un beso

      Eliminar
    3. No tenía n.p.i. de como iba eso.
      Oye oye a mí no me eches la culpa del tiempo gastado aquí! jejeje
      Gracias por leerme! No te cortes cuando quieras comentar algo.

      Saludos, persona humana!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...