Sorpresita a tu pareja (Segunda parte)

Una vez que hemos decidido que vamos a preparar un masaje sorpresa a nuestra pareja, ahora toca la parte más directa: cómo doy el masaje. Porque quien más y quien menos sabe coger y dar un breve masaje para aliviarle las molestias a alguien. Pero no se trata de eso

El masaje sensual ha de ser lento, sin prisas... poniéndose por delante un mínimo de media hora de relax para los dos. Ha de ser un disfrute para el que lo recibe, pero también para el que lo da. Y además un juego muy erótico para acabar, casi seguro, en el mejor polvazo del mes.


Como concepto: Hay que masajear no sólo con las manos, sino progresivamente con todo el cuerpo. Todo el cuerpo es TODO el cuerpo. ¡Ni se os ocurra tocar las zonas genitales de vuestra pareja al principio! No, que os damos un azote allí mismo! (Oye, esto no me parece para nada una mala idea, ummm). Bien, los genitales se tocan poquito, y progresivamente más, para terminar en final feliz, seguido de follada más feliz aún, o lo que cada cual prefiera.


Seguro que vais a triunfar, si lo preparáis bien y aprendéis algunas técnicas de masaje erótico. En los sexshops hay bastantes libros que describen técnicas interesantes, y cursillos en centros especializados, para los que queráis haceros un máster en masaje erótico. No va a haber quién os supere. Os animo a que tengáis paciencia y os hagáis maestros del masaje sensual.

Para lo menos constantes, otra vez Internet nos sacará del problema con unos pocos tutoriales de masajes sensuales de Youtube, o de webs diversas.

Retomando algunas ideas del post anterior, hay que estar muy limpios, con la uñas cortadas o limadas, para no arañar, sobre todo si tienes alguna rota. Además, un buen pulverizado de colonia de la más cara en tus zonas erógenas (la colonia esa que te pones en bodas, bautizos, comuniones y comidas con los suegros y cuñados, para impresionar). Eso de que el potorro o la polla huela a Chanel dará un toque de glamour erótico del mejor. Ya tenemos toda la parafernalia preparada (cama forrada, aceites, toallas, bebidas, bombones, velas, música, luz tenue, etc.). El aceite debe estar tibio, así que lo puedes tener al baño María un rato antes de empezar. O usar algún aceite tibio en forma de vela, de venta en sexshops.

Tu pareja se tumba completamente desnuda, bocabajo. Ayuda a desnudarla, incluso ten tú la iniciativa.

Tú te quedas a medio vestir, sólo con la lencería, o con el modelito elegido, pero no te desnudes de
primera hora, por supuesto zonas erógenas cubiertas; hay que alargar esos previos, y sorprender poco a poco... Aunque hay quienes prefieren ir completamente desnudos de primera hora.

Una vez sin ropa tu pareja, le puedes cubrir el culo con una toallita pequeña, esto es opcional, aunque puede dar más juego. Échate un poco de aceite en las manos o en su cuerpo, y dedica unos segundos a esparcirlo por la espalda.

Esto no es un masaje terapeutico, así que no te pases con la espalda o zonas delicadas, vayamos a meter la pata y hagamos un estropicio.

Suavemente ve deslizando tus manos, haciendo caricias con presión, buscado relax.

Recorre la parte superior de su cuerpo bocabajo, e intenta no dejar un centímetro sin tocar. Ve reponiendo aceite según haga falta.

Baja desde el cuello y espalda hasta la cintura. Entonces, cuando llegues a la cintura, vete directamente a los pies y ve, de nuevo, lentamente de pies a rodillas, primero una pierna y luego otra. Unos cinco minutos mínimo....

Luego de rodilla hacia arriba, siempre bocabajo...Una pierna y luego otra.... La parte interna de los muslos y la de las ingles son particularmente sensibles. Y cuando llegues a la parte alta del muslo, queda muy morboso que parezca que, "accidentalmente", le rozas, pero muy suave, por la nalga, algo por la rajita del culete, por los huevos o el coñete... Pero con el morbo añadido del que no se da cuenta, y siempre superrápido.


No olvides ir ofreciendo de vez en cuando bebida, preguntar si le gusta esa música, si quiere un bombón...haciendo paradas técnicas cada vez que haga falta, pero intentando no cortar para ir a hacer pis.

Subes y bajas por los muslos, y de pronto, sin preguntar, de sorpresa, le quitas la toallita y masajeas las nalgas, explayándote, incluso hablando de algo, como parte del masaje ya prevista. Por supuesto la toallita ya se va a la porra, claro (o juegas a volvérsela a poner, pero ya masajeando por debajo cada vez que te da la gana). Ahora hay que empezar a hacer lo mismo, lo del roce "accidental" con los labios del coñito, o si es chico con los huevos y polla. Pero siempre poco tocar, y rápido, de pasada. Con esto se va a poner a cien.

Recordad también no hablar de temas "chungos" (la compra, otras personas que no vengan al cuento....), y que no peguen en ese momento. Sólo los dos, el mundo no existe.

Cuando las nalgas estén listas toca darse la vuelta, y ponerse bocarriba, ya sin toalla. Y hacemos igual que antes. Pero ahora nos ponemos detrás de su cabeza y nos movemos mucho y lento, de forma que le metamos "accidentalmente" nuestro coño o polla en la misma cara. ¡Somos unos descuidados, jeje!.

Hombros, brazos, tetas (pero sin tocar PARA NADA los pezones), abdomen, cintura... Arriba y abajo, suave y lento, con cierta presión, poniendo aceite cuando falte... Y ahora que está bocarriba, que vea nuestra cara de disfrute, nuestra sonrisa, lo felices que estamos dando el masaje.

Luego el salto de la cintura a los pies, y para arriba, una pierna, la otra... Aprovechad para desnudaros del todo, despacito, y dejando a vuestra pareja que disfrute de ese momento. Un poco de roce genital, pero ya, por fin, os empezáis a explayar y masajeáis un poco, echando directamente un poco de aceite tanto en cada pezón y masajeando entero a continuación. Que hayan pasado unos 20 minutos, por lo menos.



Échate tú aceite también por tu cuerpo y masajea con el mismo. Ofrece a tu pareja tumbada el supermorbo de ver cómo te untas las tetas, culo, muslos... de aceite, lentamente. Pídele que se vuelva a poner bocabajo, y dejas deslizar tu torso desde su espalda hasta sus pies.

Utiliza también la parte interna de tu muslo y de tu brazo, y deslízate a lo largo de su cuerpo, todo lo que puedas, y en estos movimientos aprovecha y deslizas tu zona genital. Luego, igual, pero bocarriba.


Ya te puedes dedicar a fondo a masajear todo lo erógeno, y por supuesto tu pareja puede tocarte a ti. Eso ya depende de lo que decidáis. Resulta muy morboso masajear la polla con los pies, como haciendo una paja, y el aceite ayuda mucho en esto.

Directamente le vuelcas aceite en el clítoris o en la polla, y lo siguiente creo que no hace falta que lo ponga aquí. Aunque para los que no se cosquen mucho de lo que viene, pues estimulación de clítoris para ella, y una buena paja para él.


Puedes ofrecer el masaje prostático que se da por el ano, y permite alcanzar el punto G masculino (este masaje es para manos expertas y hombres que lo quieran).

Y ya que cada cual haga lo que se le ocurra. Lo más seguro es que haya un buen polvazo a continuación, pues has estado calentando a tu pareja casi media hora, y difícilmente se va a poder aguantar; y tú ya llevarás caliente y recocido varios días, desde que se te ocurrió esto del masaje.

Una buena ducha en pareja, y a continuación os ponéis guapos y os vais de copas.

¿Os gusta el plan? Pues aún se puede intensificar y subir el morbo ...

Este post ha sido escrito a medias entre @Lady_34r54345R y yo.
(Agregadla a twitter si os apetece. Es una gatita de mucho cuidado).

6 comentarios :

  1. Ole! Maestro! Todo perfecto, menos lo de ir de copas! jajajajaja...

    Despues del masaje y el mega polvazo... mas la ducha... en ese momento de relax infinito... como para irme de copas estoy yo! Quita, quita... mejor hago la cuchara y me quedo sobado en la cama con mi churri.

    Un abrazo!!!!

    http://laletramasoscura.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que a cada cual le apetezca después de un buen masaje o después de follar va mucho en el gusto.
      Después de un masaje de estos, con la correspondiente ducha y relajación y el momento gamba cucharecha, está bien salir a la calle con la adrenalina reventando y viéndote más guapa de lo normal; lo digo por experiencia propia. Una vez que ya te duchas y te arreglas en pareja, seguir la fiesta como más te pida el cuerpo no está nada, pero nada mal.
      Pero ya te digo, Devorador, para gustos colores, tanto en la vida, como en el sexo.
      Gracias por comentar, y un beso.

      Eliminar
  2. La ultima foto de la chica haciendole un pajote al chico y los dos pringados de aceite me ha puesto perra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Seguro que sólo ha sido esa foto del final lo que te ha puesta perraca?
      ¿No habrá sido imaginarte todo lo que has leído hasta que has llegado a la foto?
      Ya sabes, unas manos que te acarician con cierta fuerza, todo tu cuerpo sin dejar un centímetro, alargando durante minutos y más minutos el momento de excitarte directamente hasta hacerte llegar al orgasmo...
      ¡Besos y felices calentones!

      Eliminar
  3. La entrada de ayer me encantó, y ésta ya ha sido sublime. Deseando leer la tercera parte jeje.

    Un placer (en todos los sentidos) leeros.

    Un besazo para los dos.

    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado este segundo post!
      Este tipo de masaje reúnen muchas cualidades en uno: por un lado relajan, por otro excitan, y el vínculo de complicidad que se establece es también inmenso.
      Te mereces que te den muchos de estos masajes, para que te lleven a otro nivel.
      Otro besazo para ti, preciosa.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...