Vivencias de una amiga mia (casi ninfómana).

Realmente es algo que publiqué hace tiempo en www.todorelatos.com de cosas que me contó mi amiga que le habían pasado.
Lo escribí como si lo hiciera ella, ya que la chica no se atrevía a escribirlo. Quiso que lo publicara porque deseaba saber que piensa la gente de todo eso.

Leedlo y me contais en los comentarios que os ha parecido:


Sinceramente no creo que haya muchas chicas que le ocurran lo que a mí. Se que no soy la única, eso lo tengo claro pero también sé que esto es no es muy habitual.

Os lo explico brevemente: me pone cachonda que se rocen conmigo o que me toquen... esto es normal, pero lo que no es tan normal es que me da igual quién sea... me vale todo: chicos jovenes, mujeres, hombres viejos, feos. Es como si mi cuerpo reaccionada en cuanto me tocan, da exactamente lo mismo quien sea.

He tenido algunas ocasiones en las que me ha dado un asco increible el viejo que estaba manoseandome pero a la vez tener el coño chorreando literalmente de gusto.
Además hay un punto de no retorno que ya practicamente me pueden hacer de todo que yo me dejo, aunque luego se que me arrepentiré profundamente.

Actualemente tengo 27 años. No soy guapa ni tengo un cuerpo de modelo, no quiero engañaros. Imaginaros a una chica bajita (1,60), ni guapa ni fea, algo gordita (65 kilos), eso si bastante tetona y con un buen culito, quizás demasiado pero va con mi cuerpo.

También es verdad que para intentar bajar peso he practicado diversos deportes, aunque lo que más me gusta es simplemente correr. La ventaja de esto es que aunque estoy gordita, estoy bastante prieta

Para situaros un poco: soy una chica algo tímida e introvertida. Soy muy muy sexual desde siempre.

Reconozco que soy muy pajera, es algo que me encanta y considero que no hay nada de malo en darse gusto al cuerpo una misma. No hago daño a nadie haciendolo y me lo paso bomba.
Me masturbo 2 o 3 veces cada día, a veces incluso mas. Y no es raro que algunas veces al no haber nada interesante en la tele me dedique desde las 10 de la noche hasta la 1 en masturbarme en la intimidad de mi dormitorio viendo videos, fotos y relatos eroticos en mi ordenador.

Bueno os explico un poco lo que en realidad quería contaros:

La primera vez que averigüé que me enciendo cuando me tocan es cuando tenia 13 años y mi tio haciendome cosquillas un día se propasó un poco y empezó a decirme que ya tenía unas buenas tetitas mientras me las sobaba. El tenía unos 30 años y yo la verdad aunque ya me masturbaba y sabía algo de sexo, la sensación de que te toque otra persona era totalmente diferente. Las bragas se me empaparon aun sin tocarme. Recuerdo que tenía una sensación mitad miedo y mitad excitación desatada. Yo me dejé como si fuera una muñequita y cuando acabó de manosearme me tuve que ir al baño porque me sentía tan mojada que pensé que me había meado encima, pero no. No tuve más remedio que frotarme la mano abierta por todo mi coño furiosamente hasta acabar en un orgasmo brutal para calmar mi calentón.

Esa misma noche yo no se cuantas pajas me hice en mi cama, pero recuerdo que al día siguiente tenía vergüenza de que mi madre notara los fluidos de mi cama.

La segunda vez que me tocaron fue algo muy heavy, pero os juro que es la pura verdad. Cuando estaba en el viaje de fin de fin de curso, creo que tendría 15 años. No conseguimos mucho dinero y decidimos ir a Madrid y Toledo. La última noche que pasamos todos en el hotel nos hicimos con unas bebidas con alcohol. Yo no soy mucho de beber así que estaba un poco achispada. Yo creo que todos lo estabamos.

Estuvimos jugando al juego de la botella para besos y alguna que otra tonteria mas.

En una de esas a alguien tuvo una ocurrencia algo extraña. Ya solo quedabamos tres chicas (las que peor fama tenian en la clase), cuatro chicos y yo. Y creo que cuatro chicos. La idea era apagar las luces (aunque algo se veía porque se colaba luz desde las ventanas. A continuación las chicas debiamos quitarnos las camisetas y los sujetadores para que los chicos nos tocaran para ver quién tenía las tetas mas grandes.

La verdad era que no hacía falta para saber que de las 4 chicas, las que tenía más tetas era yo, pero el juego es el juego... y estaba claro que lo que querian era tocarnos.

El caso es que accedimos y con algo de vergüenza nos dispusimos a despojarnos de toda la ropa. Yo llevaba una faldita por las rodillas y así me quedé... solo con la falda.

El caso es que los 4 chicos fueron tocando las tetas de las otras chicas y a mí me dejaron la última... no se si era porque era la más fea... o la más tetona o yo que sé.
Hubo risas y cierto cachondeo.
Cuando llegaron a mí yo ya estaba deseandolo, empezaron timidamente dos manos a acariciarme la parte baja de las tetas y otra mano apareció pellizcandome los pezones casi haciendome daño. Yo cerré los ojos y solté un gemido... creo que ellos lo tomaron como aceptación y las manos se multiplicaron por dos. Otras manos se colaron por debajo de mi falda para tocarme los muslos aunque yo abrí las piernas claramente para que notara que le daba permiso para que tocara lo que quisiera.

Aquello parecía una orgia más que otra cosa. Estuvieron manoseandome 8 manos alrededor de dos intensos minutos que a mí me parecieron poco, hasta que una de las chicas dijo que ya estaba bien y encendió la luz. Estoy convencida que se tuvo que poner muy celosa.

Cuando volví a la realidad lo que noté es que tenía las mejillas ardiendo.

Los chicos ni me dieron las gracias ni nada pero a mí me encantó.

La verdad es que fue toda una experiencia para esa edad... sobre todo porque en ese tiempo no tuve ni novio ni nada para experimentar... más allá de lo que yo experimentaba todas las noches solita en mi cama.

Ya en el instituto conocí a una chica que enseguida nos caimos muy bien. Ella era lo que se dice una zorrita y yo digamos que me dejaba llevar.

Empezamos a escaparnos para tomar cervezas con compañeros del instituto. Saliamos los fines de semana aunque solo me dejaban hasta la 1. Fue un tiempo de conocer chicos, aunque fugazmente. Supongo que yo a ellos no les gustaba, no los culpo era bastante feilla aunque como me dejaba hacer ellos me ligaban hasta que teniamos sexo y luego pasaban de mí. Yo lo sabía y lo asumí. No me afectó... realmente yo buscaba lo mismo en ellos.

Mas tarde me apunté a una web muy conocida para conocer gente. Un chico me agregó y hablamos algunas noches, casi siempre cosas relacionadas con el sexo.

Yo le hice saber que me encanta el sexo. Una tarde estaba conectada y me saludó diciendome que hoy era su cumpleaños. Cumplia 24 años. Y yo tenía 17. Yo me embalentoné y le dije que si queria que le hacia un regalo muy especial... Yo. Para que me tocara como quisiera.

Me pidió que como era su cumpleaños me pusiera una minifalda y una blusa sin sujetador.

Imaginaros a una chica gordita que no le quedan bien las minifaldas... y una blusa sin sujetador... con mis tetazas que son más grandes de lo normal. Parecia una puta barata y encima era media tarde pero aún así acepté.

Quedamos esa misma tarde a eso de las 7 de la tarde en un sitio. Él me recogió en su coche y me dijo de comprar unas chucherias e ir a un descampado con el coche.

Total que fuimos a comprar golosinas y nos pusimos rumbo a un descampado. Vimos varios coches aunque era media tarde y aun había sol.

A los 10 minutos me preguntó si mi regalo era de verdad. Yo le dije que claro que si. Que me tocara lo que quisiera.

La definición de “Pulpo” se queda corta para este chico. Empezó a meterme mano por debajo de la blusa, por dentro de mis piernas... era un no parar. Yo creo que este chico era algo lelo y era la primera vez que tenía una chica ligerita de cascos delante de él, o algo parecido porque sino no lo entiendo.

Me pidió que nos fueramos a la parte de atrás del coche y allí me comió el coño. Era la primera vez que me comian al coño y creo que hasta la fecha era lo que más me gustó.... bueno me quedo corta... me encantó. Me habría quedado horas y horas abierta de piernas mientras me comen el coño pero el quería hacer todo esa misma tarde. Me folló aunque fue una experiencia muy pobre... en 30 segundos me regó la barriga y las tetas de leche. Cuando se calmó me preguntó si yo me había corrido... le dije que no aunque no era cierto. Mientras me comió el coño me corrí 3 o 4 veces, pero como tenía el coño chorreando desde que nos vimos no lo notó... tampoco se veía muy experto. Me preguntó si me masturbaría para él... le dije que si: Cerré los ojos con mucha vergüenza y me lié a darme gustito al coño que lo tenía rojo e hinchado delante de sus narices. Él pareció calentarse enseguida porque no esperó mucho hasta que me dijo que si había chupado alguna polla... le dije que no: otra mentira... es que no quería que me tomara por una guarra... pero la verdad es que ya había chupado algunas.

Así que me puse a 4 patas y se la mamé lo mejor que pude, esta vez tardó más en correrse pero aun así me regaló unos cuantos chigates de leche en mi boca.

Cuando acabamos la sesión y me devolvió a casa eran más de las 12. Creo que estuvimos como 3 horas sin parar haciendo guarrerias y aunque tenía el cuerpo destrozado por las incómodas posturas en el coche estaba encantada. Queria repetirlo todos los días!

La siguiente vez que pillé a este chico en el messenger ni me hizo caso... otro chico que obtiene su recompensa y se olvida. Yo le escribí diciendole que si quería repetir lo mismo que no tenía más que decirmelo, pero no lo hizo.

Cuando complí 18 años me pasó algo muy curioso. Decidí que quería hacerme un regalo para mí misma por mi 18 cumpleaños... así que me atreví a entrar en un sexshop para comprar mi primer (de muchos que he comprado a lo largo de mi vida) vibrador.

Tenía claro que quería uno grande y bueno.

Busqué un sexshop que estuviera bien lejos de mi casa para que nadie pudiera reconocerme. Entré con algo de vergüenza y paseé por las estanterias que estaban repletas de pollas de plásticos y peliculas pornos. Aquello era el paraiso para mí. Estuve como 10 minutos mirando cada una de las pollas... era mi primera vez que estaba en un sitio así y queria elegir bien. En ese intervalo de tiempo entraron dos hombres maduros... uno para comprar una peli porno y otro compró una especie de gel.

Había tres vibradores que me llamaban la atención así que llamé al dependiente que era un chico bastante feo que me informó sobre lo que hacian cada uno de ellos y cual era el que más se vendía.

Mientras pagaba el que elegí vi una puerta cerrada que ponía “Sala X”. Le pregunté al dependiente y me dijo que era una pequeña sala de cine porno, que no solia entrar mucha gente. Le pregunté si yo podía entrar y me dijo que si. Ni me cobró la entrada.

Tenía puesta una peli porno española... imaginaros el calentón que tenía... me había pasado 10 minutos viendo pollas de plástico imaginandome como sería meterme esas cosas en el coño y el gusto que me darian... así que estaba a mil. Fue sentarme en una de las sillas y empezar desabrocharme un poco el pantalón para poder meter la manita en el coño.

En la otra mano tenia el bolso y una bolsa negra (casi de basura) con el vibrador que recién me había comprado.

A los 5 minutos se abrió la puerta de entrada. Yo pensé que era el dependiente... sinceramente estaba deseando que entrara y me follara, pero no era él.

Solo acerté a ver una silueta de una persona con un abrigo largo, debía tener 50 años aunque no me fijé bien en su cara. Pensé en irme pero sinceramente la curiosidad me pudo... pensé que quizás él y yo nos masturbariamos cada uno en su silla. Se sentó justo en la silla detrás mia. Sinceramente estaba muy nerviosa, obviamente dejé de tocarme e intenté hacer que estaba simplemente disfrutando de la pelicula.

A los 5 minutos una mano desde atrás comenzó a acariciarme muy suavemente la espalda y como yo no hice nada inmediatamente después se posó en mi hombro avanzando hasta palmarme las tetas. Me desabrochó con bastante esfuerzo dos botones de mi camisa y me metió la mano por debajo de la camisa... era muy consciente que el tio era un cincuentón algo gordete y seguramente feo pero el hecho de estar en una sala oscura con la única luz de una pantalla con una peli porno y que un desconocido me metiera mano sinceramente me tenía a mil. Cerré mis ojos y eché mi cabeza para atrás... hay mil maneras de darle a entender que tiene mi permiso y esta era una de ellas. El tio me sacó las tetas del sujetadory me las manoseaba como si fuera panadero. Mi mano derecha otra vez estaba acariciando furiosamente mi coñito. En un momento dado el viejo se levantó y vió que una mano la tenia escondida entre mis piernas... se dio la vuelta poniendose delante y me dijo que me bajara los pantalones... yo le hice caso y él se hincó de rodillas para comerme el coño. Recuerdo que me dijo cuando empezó a chuparmela “Nena tienes el coño mojadisimo”... como si yo no lo supiera y cuando llevaba ya un rato soltó otra perla “Me encantan los coños peludos como el tuyo” Y yo le iba a decir: Y a mi tu boca de cerdo... pero siempre he sido timidisima y no fui capaz de responderle nada.

He de decir que siempre me ha gustado tener el coñito peludito. Me gusta poder jugar y enrredar mis deditos entre los pelitos de mi coño... me entretiene y me gusta ¿qué más os puedo decir? Una vez probé a depilarme el coño entero y cuando empezaron a salir... empezó a picarme aquello demasiado como para volver a hacerlo... y desde entonces solo me lo recorto por los lados dejando una montañita peludita de pelitos negros en medio.

Yo me dejé hacer allí disfrutando como una puta... os soy sincera.

De hecho he pensado millones de veces que si fuera minimamente guapa tendría clarisimo mi trabajo: Prostituta!

Lo que pasa es que Dios es listo y no quiso darme el don de la belleza para que no fuera más puta de lo que soy.

Bueno sigo... el hombre cuando se hartó a comerme el coño me preguntó si la chupo... yo le dije que no pero que le hacía una paja... así que se la sacó y empecé a hacerle una paja... se corrió bastante rapido dejandome toda la mano pringosa de leche espesa. El hombre se subió los pantalones rápido y me dijo: Gracias niña!” y salió de allí como si llegara tarde.

Yo me recompuse como pude... me di cuenta que el sujetador me lo había roto... estaba despeinada... me peiné como pude, me vestí y salí de allí bajo la atenta mirada del dependiente que estaba atendiendo a un par de chicos super gays.

Sinceramente sentí un poco de asco por lo sórdido del sitio y del hombre en si... pero me gustó... lo disfruté... me di cuenta que me gusta sentirme usada... como una puta... ser objeto de su placer... que en realidad es el mio.

Pasé dándole vueltas a la cabeza durante algunas semanas sobre la idea de volver a entrar... hasta que un día después de mi academia tenía un calentón mas que considerable y decidí entrar. Esa vez si me cobró el dependiente la entrada que era 3 euros. Los pagué con sumo gusto.

Una vez dentro y después de casi un minuto que necesitan mis ojos para habituarse a la escasa luz... vi algo que reconozco que me sorprendió un poco: un chico estaba de rodillas mamandosela a un hombre y por lo que vi... se lo hacía muy bien. Me quedé de pié mirando sin saber que hacer. Ellos me miraron y siguieron a lo suyo.

Me senté y cuando el hombre se corrió se levantó y se fue aun abrochandose los pantalones. El chico mamador de polla se quedó allí y se sentó a mi lado. Yo daba por hecho que era gay y que ni me iba a tocar cuando de pronto noto que su rodilla se pega a la mia.... eso no podia ser casual. Efectivamente no lo era porque al poco ya me estaba tocando como a mí tanto me gusta. Me preguntó al odio: ¿te ha gustado verme chupandosela aquel tio?” Yo no respondí como viendo siendo habitual en mí... simplemente le cogí la polla y nos manoseamos mutuamente los dos.

Esa vez solo pasó eso.

Con el paso del tiempo repetí muchas veces... digamos que cada 2 o 3 meses solia hacerme una escapadita alli.

La última vez pasé realmente vergüenza. Fue hace 4 años. Ya era bastante experta... sabía que tenía que llevar pañuelos, un peine y alguna cosita para luego “recomponerme” porque mas de una vez las cosas se desmadraban un poco, pero la última vez fue brutal.

El caso es que cuando entré había 3 tios. Entré muy segura de mí misma... con pantalón de ciclista que se me marcaba todo y una camiseta bien ancha... todo pensado para que tocaran con más facilidad.

El caso es que a los 5 minutos un tio empezó a sobarme y 5 minutos más tarde tenía a los 3 tios de la sala manoseandome por partes... uno de rodillas comiendome el coño... los muslos y esto es nuevo: los pies!

Si si... los pies! Me descalzó y se lió a pasarme la lengua desde la planta de los pies hasta los dedos e incluso entre ellos.

El otro me tocaba el coño (cuando el primer lo descuidaba) y las tetas o la barriga en general. Y el otro primero me besaba con mucha saliva y luego me pasaba la polla por la cara o me daba pollazos.

Por experiencia os puedo decir que si os pegan con tacto sin haceros daño puede ser la cosa más caliente del mundo.

El caso es que aquello llevaba ya un rato que se había salido de madre... yo mamaba sin condón ni nada (cosas del calentón) e incluso me follaron a la vez.

Fue una sesión intensa y larga... recuerdo que entré a las 5 de la tarde y salí casi a las 7.

El problema fue que yo esperé a que saliera el último... después de haberle ordeñado la polla encima mio claro... cuando ya me vi sola... me sentia sucia... podía sentir las babas y la saliva de los tios desde los pies hasta el pelo que lo tenía pegajoso... de leche obviamente. Había tenido 4 o 5 corridas y en especial un orgasmo muy muy largo... soy un poco multiorgasmica creo. Y os juro que me sentía cansada pero satisfecha... como si hubiera corrido en un maratón 5 kmts a toda caña y hubiera ganado. Había conseguido que los tres tios se corrieran y uno de ellos se corrió 3 veces.

El problema fue cuando me recompuse... vi que me faltaban los zapatos y el pantalón. Realmente me había dado cuenta antes de que se fuera el último tio... pero sinceramente pensaba que estarian por ahí tirados... y me daba vergüenza decirselo al chico. Pero cuando se fue me lié a buscar por toda la sala y nada... fijo que me lo habian quitado. Estaba sola... con un tanguita puesto y la sudadera ancha que tenía.

Concretamente me habian las dos zapatillas, el pantalón y un pequeño bolsito con tonterias varias y mi DNI. Recuerdo que pasé mucho miedo además porque en el DNI viene mi dirección y pensé que podría pasar algo.

En fin... ¿qué hago? Me asomo por la puerta y llamo al dependiente. Le digo que me han robado y que estoy en tanguita y no tengo pantalones ni zapatos! Que no puedo salir.

Me dice el chico: ¿pero mujer como te has dejado? Pero imagino que el ya sabría que había ocurrido porque yo cuando me desmadro suelo gemir de puro gusto y la puerta no es tan buena.

Me puse muy nerviosa porque ya me veia mis padres allí y policia y todo eso y me puse a llorar como pocas veces en mi vida. El dependiente se portó muy bien y me consoló como pudo. Echó el cierra del establecimiento y me dijo que no me preocupara... que nadie se iba a enterar.

Le pregunté si sabía de alguien que me pudiera traer algo de ropa o algo... que luego yo se lo pagaria, pero el chico me dijo que no tenia amigas y que no sabía a quién acudir... pero que me lo iba a solucionar.

El chico yo creo que tampoco quería que yo denunciase... era una situación incómoda para ambos... aunque para mí mucho mas.

En fin, el chico salió al rato del cuarto que tienen privado y me enseña un par de zapatillas viejas y una bata de limpieza... y me dice que si me vale esto.

No había otra cosa y otra solución, así que me puse la bata, que por cierto para colmo de males la limpiadora debía ser un fideo y a mí me apretaba muchisimo y las zapatillas eran dos numeros mas que el mio.... así que salí vestida de limpiadora hacia mi casa.

En el trayecto a casa intenté pensar una excusa coherente que decirle a quién me abriera la puerta por mi extraña vestimenta. Me abrió mi padre... por supuesto me preguntó: y le dije que había hecho una apuesta con una amiga y que era una tonteria... no se si mi padre se lo creyó o no... pero desde luego era mejor que explicarle que su hija había estado en un cine porno dejandose manosear y follar por tres desconocidos y que luego la habian robado.

En fin... a veces la realidad es más sorprendente que la ficción.

Por cierto... el dependiente me dijo con sus dos huevazos que tenía que volver a devolverle la bata y las zapatillas porque no eran suyas! Increible!

Sinceramente no he vuelto a ir allí nunca... ni siquiera para devolverle la ropa. Me muero de vergüenza cada vez que paso delante de ese establecimiento.

Tengo muchas más experiencias pero estas son más o menos las más relevantes o curiosas sobre mi vida sexual.

Actualmente tengo 27 años, sigo sin tener novio, aunque si tengo una pequeña lista de 7-8 follamigos con los que quedo esporadicamente. Trabajo 6 horas diarias en El Corte Inglés... no me importa decirlo.

Sigo viviendo con mis padres... soy relativamente feliz... sigo masturbandome como una posesa siempre que puedo... últimamente más incluso. Dicen que el libido sexual baja cuando cumples 25 años porque las hormonas se estabilizan... y una mierda porque yo tengo 27 años y sigo cachonda perdida! Muchas veces en pleno trabajo tengo que ir al baño a acariciarme el coño desesperadamente... no consigo que pasen 6 horas sin tocarme.






Sinceramente cada día pienso en situaciones nuevas para dejar que quién lo desee me toque mi cuerpo y que lo disfrute. Si me reprimo es simplemente porque pienso que una gorda como yo queda ridiculo que se vista de una determinada forma. Os juro que si fuera (ya no os digo guapa) un poco resultona... sería la más puta de todas!


Tengo claro que mi placer... mi hobbie... mi pasión es el sexo. Es lo que más me gusta con diferencia sobre cualquier otra cosa. Es lo que me hace feliz.


Ni os imaginais las sesiones que me pego con la webcam de mi ordenador. Hace poco he encontrado una web de contactos por webcam y me encanta exhibirme, el único problema es que aunque intento contenerme no puedo evitar en 10 minutos estar enseñando mi lindo coño y jugando con mis deditos y mis juguetes.






Cada día os prometo que pienso formas nuevas de exhibirme y de conseguir rozarme... pero no es tan facil como pueda parecer en un momento. Me aburren los procedimientos normales: salir a la disco y acabar con un chico follando. Mi excitación viene sobre todo de las experiencias digamos fortuitas... provocar algo... quizas cambiarme de ropa en un probador con la cortina un poco abierta... entrar en el baño de un bar o establecimiendo y dejar la puerta entornada... sentarme en una cafeteria a tomar algo con faldita y sin bragas... me encanta abrir mis piernas y que un desconocido me vea mi lindo coño peludito.... la verdad no se me ocurren muchas cosas... se ve que soy algo limitada de fantasias...


... hay una que me encanta... la de dejarme sobar en el vagón del metro en hora punta... pero lamentablemente en mi ciudad no hay metro.


Y lo peor de todo es que el 95% de las veces termino peor que como empecé: mas calentona y sin nadie que se atreva a tocarme. Que esa es otra... muchas veces se lo he puesto a huevo a los tios y no hacen nada... miran y no se atreven a ir mas allá. Yo comprendo que no soy muy agraciada pero estoy ahí! Es una oportunidad para que toquen un cuerpo femenino que necesita caña y no pido nada a cambio.






Si a alguien se le ocurre juegos así que por favor me los haga saber.

8 comentarios :

  1. La historia de la chica me ha parecido increible! ¿Cuantas chicas habrá que hagan esas cosas y nadie sabe nada?
    Es sorprendente lo que una chica ninfomana es capaz de llegar a hacer.
    ¿Que fue de esa chica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es. Esto me lo contó hace bastantes años... y yo flipaba, pero te aseguro que la chica no mentía. Son sus experiencias tal cual. De hecho ella me las contaba con mucha verguenza y muy poco amor propio por su parte.
      Esta chica perdí la conexión cuando me dijo que estaba con un chico y que en un año se casarian.
      Fisicamente la chica no vale mucho, pero para mí fue una gran amiga.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me parece una increible historia ;) me ha puesto a mil!!!

    Dejo mi correo por si esta chica o cualuqiera otra quiere una sesión de cam :D

    hombrediscreto_85@hotmail.com

    Si, soy un chico de 28 años, heterosexual y peludito :D

    "Te gustan los peluditos, y lo sabes!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya cosa es que yo creo que esta experiencia de esta chica que es increíble... en los tios es más normalita. ¿Que tio no ha curioseado en una sala de cine xxx alguna vez y cosas así?
      Saludos.

      Eliminar
  3. Excelente relato.
    Lo que no entiendo es cómo perdiste el contacto con ella después de que te revelara sus intimidades. Debería quedar como amiga de por vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú dices es una lástima tio... pero la vida es así... he perdido contacto absoluto con varias personas que de verdad me habría sabido de ella en un futuro. Pero así es la vida...
      Saludos.

      Eliminar
  4. todorelatos es mi web de relatos eroticos favorita XD
    jajaja ¿en verdad le robaron los pantalones? eso ya fue mas por maldad que por otra cosa...
    ah y si vuelves a ver a tu amiga algun dia, dile que lo que ella necesita es tonificar los musculos y podra hacer realidad su sueño de ser prostituta jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que para ser prostituta el físico desde luego es lo más importante, pero tampoco es lo único.
      Yo pienso que si de cara no eres guapo... siempre puedes hacer algo con tu cuerpo, no?
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...