El cipote de Archidona

He descubierto un método científico infalible para lograr coincidir con esa vecina adolescente que está que se parte de buena, en el ascensor. Para ello hay que seguir rigurosamente los siguientes pasos:
1. Despéinate lo máximo posible y pon cara de dormido.
2. Ponte ropa vieja, rota y descolorida. La idea es te parezcas lo más fielmente posible a un indigente rumano.
3. Cálzate unas zapatillas viejas o en su defecto un calzado de boda. Intenta que no pegue en absoluto con el resto de tu ropa.
4. Coge la bolsa de la basura para ir a tirarla al contenedor. No vale una bolsa de basura cualquiera. Esta debe ser con restos de pescado y carne putefracta para que huela lo máximo posible. También viene bien que vaya goteando un extraño caldillo.

Si sigues estos pasos, me juego lo que quieras a que coincidirás en el ascensor con esa vecinita que te tiene enamorado. Jamás coincidirás ese día que vas arregladísimo y guapísimo para salir.

Bueno... no es esto de lo que os quería hablar. Os quería hablar de otro tema, no se poqué me ha venido todo eso a la cabeza. Perdonar.

Para los que ahora tenen 20 años y les parece algo moderno y muy atrevido eso de follar en el cine... os recomiendo que lehais esta historia verdadera que ocurrió en un pueblo de Málaga hace ya más de 40 años.
Historia:

Ocurrió en Archidona, provincia de Málaga, el 31 de Octubre de 1971. Era ya de noche y en el cine del pueblo una pareja de novios disfrutaban viendo juntos una película musical de moda en la época. No ha quedado constancia de los motivos que incitaron a la protagonista a hacer lo que hizo, pero se sospecha que quizá la música, o alguna escena o incluso el encanto del momento propiciaron que ella tomara aquella decisión. Más tarde declaró que no sabía cómo ni porqué. Quizá a su novio no le sorprendió tanto que la
mano de ella hurgase en su cremallera aquella noche, quizá ya era un hábito que habían adquirido e incluso una costumbre.
El chico, a quien llamaremos A.A.M. tal y como aparece en el fallo que dictaminó el juez, debía de ser consentidor y hasta generoso. No opuso el menor obstáculo cuando a ella se le ocurrió comenzar los toqueteos, se dejó hacer complacido, probablemente arrellanado en el asiento, que debía de ser cómodo.
No previó las consecuencias que el laborioso ejercicio de su acompañante, a quien llamaremos P.B.A, podía tener. Todo parece indicar que la voluntad de ambos se hallaba exclusivamente centrada en el goce.
No hay dudas al respecto; la ejecución de ella fue espléndida. A menudo en este caso se ha tendido a olvidar el importantísimo papel que jugó la chica para mayor gloria de su novio, a quien Cela llamó muy acertadamente “honra y prez de la patria y espejo de patriotas”. Debemos reivindicar no obstante el celo apasionado y la vehemencia desprendida con que remató tan delicada tarea.

Como este asunto fue llevado esa misma noche a la judicatura, ha quedado escrito que el chaparrón seminal salpicó a los espectadores de la fila trasera e incluso a los de la posterior. Comenzaron los gritos de extrañeza, alguien encendió la luz, identificaron la naturaleza indudable de las manchas y se hizo el escándalo.
 
La novia que enrojece al verse sorprendida in fraganti, el novio avergonzado que trata de ocultar sin conseguirlo el cuerpo del delito, un prestigioso industrial que se queja del espectáculo al ver que su terno recién estrenado ha sido víctima de la eyaculación, una señora de la alta sociedad archidonense que estalla en gritos de histeria tras descubrir gotas de semen en su cabello, y por todo el cine voces indignadas, insultos malsonantes, palabras de indecencia en las bocas de los afectados, preguntas sin respuesta y seguro que más de una sonrisa jocosa en labios comprensivos.

Sobre esta anécdota se escribió mucho... incluso se inspiró una película. En su momento fue un bombazo. ¿Creéis que está exagerado? Yo creo que si... aunque también es verdad que soy de los que piensa que la realidad a menudo supera a la ficción.

Esta historia está redactada de una web de sucesos curiosos reales.

13 comentarios :

  1. bueno, es que tambien hay que tomar en cuenta los tiempos de los que estamos hablando, imaginate follar siendo novios, ya no digo que en lugares publicos y enfrente de muchas personas, si no simplemente siendo novios en 1971 era algo muy diferente a como ahora.
    y sobre lo de la vecina jajajajaja es a prueba de errores tu método

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no quiero ni imaginar los calentones que se tenían que pillar los "muchachos" en esa época.
      Es más... lo de la "combustión espontanea" viene de ahí creo yo. jeje
      Pero eso de... salpicando leche a todo el cine... un poco exagerado, no? jejej
      Saludos niña!

      Eliminar
  2. No me jodas !! Si yo viví varios años en Archidona y no me comí naaaaaa !! Qué pringado soy ! lEso sí, la historia mola y tengo que volver algún día a Archidona porque a parte que es precioso el pueblo tengo recuerdos maravillosos allí.
    Saludos camarada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Malaga-interior.
      Esos pueblecitos por ahí escondidos la verdad es que algunos son preciosos.
      Y esos cines que había hace muchos años al aire libre... debían estar chulos para el toqueteo.
      saludos.

      Eliminar
  3. A ver... molara mucho follar en el cine y es divertido morboso y todo eso... Pero yo me imagino estar en el cine y mancharme de un lefazo ajeno y si pillo al individuo de la pinfla de hostias que se lleva no se vuelve a sacar la polla ni pa mear. Un poco de cuidado a donde apuntamos coño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo.
      Debe ser bastante desagradable estar tan ricamente viene una peli en el cine y sentir los lechazos del de atrás... que bestia! Yo haría lo mismo... hinflarlo a hostias que es lo que el cuerpo me pide. jeje
      Saludos.

      Eliminar
  4. Que mala, es la envidia

    ResponderEliminar
  5. Exagerado??... Oír una historia que pasó en un pueblo?... Naaaaaa.... jajajaja.... Vaya tela con los novios, estaban en un trance en ese momento y así fue el culmen, un descontrol... En aquella época se podía esperar cualquier cosa creo yo...

    Ainsss... esa sesión golfa de la madrugada, si hablaran las
    salas de cine de lo que han visto... :p

    Muchos besinos Malagueño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno en los pueblos ya se sabe... y en esa época... pero vamos... no me creo que llenara a todos los espectadores del cine con su leche... pero si me creo que a un par de ellos o tres que estuvieran cercanos a él les salpicara un poco. Eso sí me lo creo. jejej
      Hay el cine... ¿quién no ha follado alguna vez en el cine?
      Saludos niña!

      Eliminar
  6. Otro comercial de Málaga30 de julio de 2014, 20:22

    Camilo José Cela, escribió sobre lo ocurrido argumentándose y cogiendo copia de las actas judiciales de la época. Fué todo cierto.

    Vamos que el calentón da en calles, cines, casas, coches, baños... bueno y si ahora paseas por tu tierra marbellí, banús, estepona. Acabo de llegar de aquella zona de visitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero amigo, si todo eso es cierto no fue un calentón... fue lo siguiente.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Amos a ver, lo primero, no estaban follando, la chica le hizo una turca y se ve que el pobre llevaba el deposito a tope y salió como un heiser, salpicando a varias personas de la fila de atrás, no la de delante, de ahí la coña de Cela y compañia sobre la potencia del chorro de leche...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...