Sensaciones únicas

Mi móvil silva como un canario. 
Es un mensaje de whatsapp de tu teléfono. "Llegas tarde y estoy cachonda. Me voy a tener que follar al primero que pase por aquí".
Ya lo sé llego tarde, pero que en verano el tráfico es un coñazo y nunca puedo cumplir los horarios.
Espérame 5 minutos.

Aparco en un sitio en el que no estoy seguro del todo que no me vayan a denunciar. Pienso... hay un 15% de probabilidades de que me denuncien, pero aparco ahí porque no hay otro sitio y no creo que esté mucho tiempo. Soy un temerario. jajaja

Te reconozco por las chorrocientosmil fotos que tienes en el twitter. En persona estás igual, aunque con el pelo algo distinto.
Casi es de noche. Me encanta esa hora que hay entre que se va el Sol y termina de caer la noche del todo. Es la mejor hora del día.

En persona eres mas bruta hablando que en los correos. Te esperaba más tímida pero no. Sorpresa.
-¿A donde vamos?
-A follar.
-Me encanta esa sutileza femenina que tenéis algunas mujeres.

Joder con la carita de niña  tan dulce que tiene y la boca de camionero de Murcia que tiene la jodia. Pero es en tono de humor... se soporta.
Pues a casa.
Mi coche no se ha movido... y afortunadamente sin ningún papelito verde en el parabrisas.
Hacemos el corto trayecto bromeando y comentando las burradas que nos hemos confesado por email.
Aun eres más divertida en persona.
Entra el coche en el garaje y pasamos al portal.
No estamos solos.
Nos metemos en el ascensor con dos vecinos y me da por poner la palma de mi mano abierta en tu culo. No es un roce discreto. Es cogerlo bien, pero tú no dices nada. Estás bien entrenada en el arte del disimulo. Y yo que pensaba que te ibas a sorprender.
Cierro la puerta de casa. Que empiece la guerra.

En los primeros besos pienso... sabe besar. No es el típico torpe intercambio de lenguas. Es más bien como un baile.
Aprovecho para acariciarte el cuerpo con mis manos. Quiero saber que hay debajo del vestido. ¿Quién dijo que los tios no somos capaces de hacer dos cosas a la vez? El vestido es pegado pero quien sabe... está buena, pienso.
En una de esas que giras la cabeza, aprovecho para lanzarme a tu cuello como un vampiro.
Adoro pasar la lengua por un cuello femenino. Y no solo eso, es acariciar tu oido con mi cara y con la lengua... es todo.
Mi reconocimiento "manual" por delante y costados ha sido completado. Pasemos al culo.
Antes me he fijado un poco y tiene muy buena pinta. Y al tocarlo también me ha parecido que es bastante firme.

Si señor, la niña tiene un culazo como Dios manda. Este culazo está diseñado para que se la follen, pero decido traducirlo a la versión No recomentada -13 años y le digo "Tienes un culito muy apetecible.".
Lo sé. Me lo dice todo el mundo, menos mi novio.

La echo en el sofá porque por un momento me da que en horizontal estaríamos mejor.
No me gustan los vestidos palabra de honor, pero reconozco que son una gozada para destapar carne. Con tan solo mover un dedo consigo bajar el escote y aparece un sujetador blanco escondiendo dos tetitas muy tímidas.

Haciendo un truco de magia, haces desaparecer el sujetador. Lo que yo pensaba... unas tetas pequeñas pero con unos pezones picudos. Se podría rayar el cristal con esos pezones.

Me gusta ver lo que me voy a comer, así que antes de chuparlos dedico un momento a admirar ese cuerpo. Me dispongo a chuparlos... primero muy suavemente, con la lengua dejándola blandita. Luego rozando los labios y si la interesada no se queja me gusta morderlos un poco. Que le vamos a hacer, tengo mis manías.

Sueltas un quejido. Perdón, te he hecho daño.
Me dices: Si, pero me ha gustado. Sigue.

Aprovecho esta pausa para decirte si no te gustaría más jugar en la cama. Amo mi sofá, pero para jugar no resulta tan cómodo. Venga vamos. Con el vestido bajado como si fuera un top dejándote las tetas al aire te cojo de la mano y te llevo al dormitorio. No hace falta encender la luz. Se cuela de la calle y es suficiente.

Desnúdate tú, me dices. Pero besándonos es difícil. Me quito la camiseta y te ríes. Me pongo a quitarme los pantalones pero son unos vaqueros un poco pegados y cuesta un poco. Me ayudas.
Parece que os divierte ver a un tio con la tienda de campaña. Nunca entenderé porqué os hace gracia eso.

Te sientas en la cama y voy yo también pero me dices que no.... quédate de pie.

Ahora mismo mi polla está justo a la altura de tu cabeza. Os juro que es muy muy morboso ese momento... cuando nuestra polla está a escasos centímetros de vuestra carita.
Está claro que no eres ninguna monjita. Tú misma me coges del culo para acercarme mas a ti y poner tu cara muy muy pegada a mi polla. Restriegas tu cara por mi polla por encima de mis boxers.
Me encanta, pero mi alerta ya ha saltado y empiezo a necesitar mas.
Por lo visto a ti te gusta palpar bien el tamaño antes de descubrirlo. Inviertes tu tiempo en tocarla, acariciarla y recorrerla por encima de la lycra.


Vamos bájame ya los boxers que no puedo mas. Sonríes pero obedeces. Así me gusta, niña buena.
Sin ninguna vergüenza sacas tu lengua para empezar por la punta de mi polla que con el primer toque da un respingo.
La coges con la mano y empiezas a recorrerla con tu lengua por un lado y luego por el otro. Lo vas a mojar todo. Y a continuación te la metes en la boca.
Vas a saber lo que es bueno. me dices. Un poco presuntuoso por tu parte, pero en estos momentos no estoy yo para ponerme tiquismiquis.
Es curioso, como desde que has tenido el primer contacto con mi polla has mantenido los ojos cerrados, casi todo el tiempo. Es como si prefirieras concentrarte en el tacto y en el sabor más que en lo visual.

Yo como soy más visual, prefiero ver como lo haces. Juraría que disfrutas haciéndolo y por lo visto estás empeñada en hacerme entender por las sensaciones que eres una experta mamadora de pollas.
¿Que quieres que te diga? Bien por ti. Es un arte muy apreciado por los hombres, te lo aseguro.

Además no eres demasiado repetitiva. Alternas con los huevos, te metes la polla entera... noto como llega hasta el final de la campanilla y chupas sin ayudarte de las manos. ¿Quién te ha enseñado estas cosas?

Yo mismo decido parar este ritual porque estás demasiado buena para aprovechar solo esa pequeña parte de ti, que es la boca. Así que hago que te levantes para quitarte el vestido y los zapatos.

El tanga te lo dejo puesto. Total, ya se lo que hay dentro... me lo has enseñado en las fotos que me enviaste por whatsapp: Una rajita muy bonita, con su marca de bikini y unos cuantos pelitos por encima del clítoris.

Te cojo con ambas manos para echarte en la cama. Puede que me tachen de prepotente o machista, pero me gusta hacer notar la fuerza. Que vean que puedo ser muy sensible pero eso no se olviden quién manda.

Boca arriba... por un momento me da por pensar algo que no tiene mucho que ver con el sexo... esos pelos largos que tienes van a dejar pruebas del delito en mi cama, ya verás.

Pero me olvido. Concentrémonos en lo que tenemos delante y luego vemos como solucionamos lo otro.
Y delante tenemos una niña de 26 años, con aspecto de tener algunos menos.... y deseando que se la follen.
Pues vamos.

Me pongo boca arriba encima tuya, pero aguantándome con mis brazos y mis rodillas para no aplastarte. Tan solo restregándome a la vez que renace de nuevo esa vena que hay en mí de vampiro.
Aprovecho para restregar mi polla por toda la zona de tu rajita, por encima de ese tanguita.
Por cierto el tanguita no es el más apropiado para una cita que sabes que va a haber sexo.
Un tanga, por muy tanga que sea... con unos corazoncitos verdes con el fondo blanco... queda infantil.

Te abres de piernas totalmente. Para ser la primera vez no veo que tengas ninguna vergüenza, ni que la hayas conocido.
Vamos a bajar un poco que esas tetitas no se van a chupar solas y me he quedado con ganas de mas.
Pienso que las tetas son regalos de Dios, ¿os lo había dicho ya?
Sigo bajando hasta encontrarme con esa zona tan morbosa tapada con esa fija tela tan infantil.
Prepárate a sufrir, le digo.
Quítamelo me dices.
Te jodes. No te lo voy a quitar todavía. Tú me hiciste sufrir y es lo que te toca ahora.

Así que me dedico a pasar la lengua por los laditos del tanga. Noto el tanga mojado, pero sinceramente no podría asegurar si ha sido culpa mía por restregarte mi polla o culpa tuya.
Me sorprende ver como se te marca la raja y el clítoris, estos tanguitas tan finos es que no esconden nada.

Juego un poco con tu rajita y mi lengua, tan solo separada con esa fina tela que aun así saboreo el gusto de tu coño. Y sabe bien. Me gusta.

Ya está bien... no aguanto mas... vamos a quitarte ese tonto tanga ya!
Ahora no te tapa nada. Que yo aprecie... lo único que tienes encima es tu tobillera y nada mas.
Vuelves a abrir tus piernas... es que esta niña no tiene ninguna vergüenza, eh?
No entiendo como me llegó a decir a mí que le dio vergüenza estar en una playa nudista cuando la probó.

Me puedes follar sin condón, tomo la píldora. ¿Estás segura? Si, lo prefiero, los condones hace que se me irrite todo.

Me siento delante de ti... con las rodillas flexionadas y empiezo a restregarte la polla por toda la raja, que tampoco es que hiciera mucha falta porque ya está todo más que mojado.
Te voy a meter la punta... sin prisa. La primera vez me gusta meterla lentamente, algo así como a cámara lenta. Que se aprecie todas las sensaciones.

Tu cara lo dice todo. Estás disfrutando más que yo hija de puta!
Entera. Ya está dentro entera.
Te cojo ambas piernas y empiezo un movimiento rítmico. Y muy sutilmente noto que tú también llevas cierto movimiento por tu cuenta.
Sigues con los ojos cerrados. ¿Te da vergüenza o es que prefieres sentir a ver? Me quedo con las ganas porque no lo voy a preguntar. Yo también estoy sintiendo ese coñito tan caliente. Me gusta y voy a seguir así un ratito. En esta postura puedo aguantar tanto como aguante mis piernas, así que no hay problema.

Aunque a veces me sobreexcito y aumento el ritmo. Empiezo a escuchar tus gemidos y tu cara no es de placer, casi diría que es de rabia mezclada con algo que no llego a entender bien. No estoy seguro pero creo que te vas a correr.
Llevamos ya un rato y me apetece cambiar.
Lo sé, soy un inconformista pero follar todo el tiempo en la misma posición me termina aburriendo. Bueno la palabra adecuada no es aburriendo, pero seguro que me entendéis.

Te llamo por tu nombre. Estás como ida y necesito que me atiendas. Te pido cambiar de posición. Me dices ¿Quieres que me ponga a 4 patas? Vale.

Te pones a 4 patas y no puedo evitar pensar... Dios que culazo tiene la niña!
Su rajita ya no está tan escondida. Ahora sobresale un poco y está un poco abierta y mojada. Como pidiendo polla.
Me acerco y se la meto... otra vez tranquilamente sin prisa. Mejor meterla bien la primera vez y evitar recomponer luego posturas incómodas.

Le cojo el culo por los lados. No suavemente no. Se lo cojo con fuerza. Como reteniendolo. Es que a mí un buen culo me pone bruto.
Y me pongo a follar.

Yo se que las mujeres disfrutareis mucho follando... pero os aseguro que el placer que da sentir como la polla se mete entera y vuelve a salir... y así repetidamente es un placer increíble.

Veo que tu cabeza se desploma y se estrella contra la almohada. Estás gimiendo... y juraría que te estás corriendo. Si... te estás corriendo... lo noto en lo mojado que se ha puesto de tu coño de repente.

Pero yo no he acabado y a no ser que me pidas parar, yo voy a seguir follándote sin compasión hasta llenarte entera de leche.
Tú no lo sabes, pero podría correrme ya si quisiera... aunque pienso que esto hay que aprovecharlo y quiero aguantar un poco mas.
Así que hago esfuerzos para aguantar... correrse es el climax del placer... pero un placer demasiado corto. Follar así es un gustazo y aguantaré todo lo que pueda.

Pasan unos cuantos minutos más y al final pasa lo que tenía que pasar. Corrida brutal.
Apuro mis últimas sacudidas y lentamente saco la polla.
Te tumbas del todo y estiras las piernas.
Me echo a tu lado y tu cara es un poema.
Tienes la carita de niña, sudorosa y brillante y con las mejillas absolutamente hinchadas y rojas como si te hubieras quemado en el Sol.
¿Que te pasa?
Joder... que casi me corro otra vez!.
Mierda... debería haber aguantado un poco mas.

Nos reímos... pero mas por cansancio que otra cosa.
Necesitamos descansar.
Ha estado bien, te digo.
Joder que si ha estado bien. La frase la dejas a medias, pero no se si es por cansancio o porque prefieres callarte lo que ibas a decir.
Me arde el coño ahora mismo. Si señor... esta delicadeza al hablar me tiene enamorao.
¿Por?
¿Tú que crees?

A veces después de follar se producen unas conversaciones muy absurdas, no se si por vergüenza o por falta de riego en el cerebro...o que se yo... pero es así.

Pasan unos minutos y comentamos tonterías.
Es una gozada cuando además de follar bien, hay conversación entretenida en la cama.
Vuelves otra vez a estar recuperada. Por lo menos tu respiración se ha vuelto mas normal.
Aunque moverte... poco o nada desde que te has desplomado. Boca abajo. Sólo he notado que te has abierto de piernas un poco mas.
Por un momento imagino que será para que le de un poco el aire a tu coñito.

Me incorporo un poco y lo que veo es un regalo para mis ojos. Ese culito me tiene enamorado.
Veo que tu rajita se ha quedado abierta y está soltando leche por un hilito que está dejando perdidas mis sábanas.
Me apetece pasarte el dedo por toda la rajita para tocar el semen y es lo que hago.

Tú dices Hacía muchos años que no me follaban así. Hablaré con mi novio para que le enseñes como se tiene que hacer.

Me sorprende. Muy bien guapa! Hablando de tu novio mientras un desconocido te acaricia el coño lleno de leche jajaja
No puedo evitar soltar estas burradas, pero es que me divierten.

No parece que fuera tu primera infidelidad, pero esto me lo guardo para mí... además sinceramente no me importa.

Te pones a hablar de la forma tan normal que te folla tu novio y de lo repetitivo que sois. Y de que casi prefieres masturbarte tu sola que follar, pero de verdad que a mí eso no me interesa, no quiero saberlo... además le echas toda la culpa a él y yo siempre pienso que la historia tiene dos verdades... la tuya y la suya.

Mejor voy a hacer algo productivo... me sitúo detrás de tus piernas, justo a la altura de la raja del culo y con ambas manos las meto por fuera de tus piernas para obligarte a ponerte el culo un poco en pompa.
Voy a pasarle la lengua por esa fuente de leche blanca. No, no me da ningún asco. Es mi semen, es mio ¿que más da?
Me pongo a jugar con mi lengua pero dejándola blandita porque ese coño está demasiado rojo creo yo.
Me encanta. Sigue.
Ya claro, como si hiciera falta animarme de alguna manera.
Sigo jugando y ahora eres tú misma la que pone el culo en pompa... no necesitas de la ayuda de mis manos... así que me incorporo un poco más para pasar mi lengua por toda la longitud de su raja... desde el inicio del clítoris hasta el final del culo.
Yo quiero seguir un rato más, pero tú quieres darte la vuelta, así que te lo permito.
Me plantas tu coño delante de mí... que malísima eres! Tú quieres que te coma el coño!

Venga para una vez que nos vemos... voy a darte ese placer... te lo mereces. Y ale... a jugar con la lengua... mientras te chupo el coño me gusta pasar la yema del dedo por la raja e ir metiendo el dedo y sacándolo poco a poco. Sigo un poco mas y noto ciertos movimientos... te estás corriendo! Esta vez sí que no me lo esperaba, te lo juro.
Me ha excitado. Tener así una niña en mi boca y con esta respuesta tan rápida a mis estímulos es un gran placer.

Te informo... Me has puesto cachondo... te voy a follar! No respondes... tan solo un sonido de aprobación que no llega a ser siquiera un SI. Vaga!
Vuelves a abrir las piernas y te la meto... esta vez está tan tan tan mojado que entra sola... incluso sus soniditos tipicos de la excesiva humedad.

No han pasado ni 15 minutos del polvo anterior. En condiciones "habituales" necesitaría algo más tiempo, pero esta vez no lo necesito. Voy a darte más de mi medicina. Se nota que la necesitas.

Esta vez es un polvo algo más tranquilo, no tan animal... tomándome mi tiempo porque sinceramente lo necesito. Pero te gusta. Se te nota en la cara. Tienes cara de follar.
Sigo disfrutando contigo tanto como en el primero. Además ahora nos vemos las caras e incluso pegamos nuestros cuerpos... y eso a veces hace que sea mejor... hay como más complicidad.

Llego a ese momento que sabe todo hombre de Ya! En menos de 5 segundos me corro y por un momento evalúo si correrme encima de tu cuerpo o dentro... pero al final decido continuar y correrme dentro porque no se si te molestará o que. Así que nada... mas leche para esa rajita.

Saco la polla y está llena de leche... desde la punta a la base.

Ahora sí que se impone descansar un poco. Os lo prometo... días así y no necesitaría ningún gimnasio.
Para el reloj no ha pasado mucho tiempo... pero a mí me ha parecido un tiempo precioso y bien disfrutado.

Te pregunto con la mirada como estás... .Me han follao. me dices. Esta niña cada vez que abre la boca... no defrauda.

14 comentarios :

  1. Me encantó tu relato y la morbosa descripción del encuentro. Felicitaciones, hermano malagueño!!

    ResponderEliminar
  2. Dios mio que dedo me acabo de hacer en la oficina por tu culpa.
    Me imaginaba que era esa chica y que me estabas follando y me he puesto mojadisima.

    ResponderEliminar
  3. Y todo por un mensajito wawwwwwwww la q se armó. solo un pero si se puede, eso de follar sin condón con una chica q apenas cocozco... no!

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Tienes desparpajo y escribes con facilidad. ¿Has probado con algo más que relatos? Me gustaría contactar contigo. ¿Un correo? Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo vi, lo siento. Te escribo en unos días

    ResponderEliminar
  6. Un relato excitante y me has dado una idea para uno de los mios.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa Vidal, no puedo o no sé acceder a tu blog

      Eliminar
  7. Aunque me van más los relatos desde el punto de vista femenino (rollo más sensaciones y menos hechos... es lo que hay, se siente… ) he de reconocer que resulta excitante!. Quizás pq viene de ese lado masculino que es siempre tan jodddiddamentee poco comunicador??. Meditaré al respecto. Jaja. Es broma (o no). Por cierto, suscribo lo de Gude… con condón. El morbo asaltodematatbtienesuscosas. Sugerencia para próx. relato: colocación con la boca. Tié su morbo. Saludos. Ana.

    ResponderEliminar
  8. Relato muy muy muy detallado. Guauuu. Me gusta que vayas intercalando tus comentarios y tus puntos de vista, a los que ya nos tienes acostumbrados, junto con la naturalidad de tus expresiones. Le da mucha veracidad.
    Gracias por compartir esta experiencia. Como todas, siempre inspiradora...

    ResponderEliminar
  9. Interesante experiencia. Lo del condón, se que corta el rollo, pero para una persona que apenas conozco... no me la juego.

    No soy de follar con mujeres más jóvenes que yo... simplemente, no me atraen... aunque la descripción de la chica, no tiene desperdicio.

    1 saludo.

    ResponderEliminar
  10. Como llevo relativamente poco tiempo paseándome (y pajeándome) por tus páginas, creo que nunca había leído un relato tuyo.
    Me ha gustado: es fresco, directo, ameno y excitante pá morirse!
    Y lo mejor, es que está redactado de una manera que parece una experiencia real (quizás lo fue, ése no es el caso).
    Opino como otros compis respecto a lo del condón.
    Y sólo me ha quedado una duda: ¿cómo recogiste luego sus pelos de la cama para que no te delataran? ¿Con una aspiradora, o cambiaste las sábanas?

    ResponderEliminar
  11. Muy responsable por tu parte follarte a una mujer que no es tu chica sin condón. Eres un impresentable.

    ResponderEliminar
  12. Yo era la chica con la que habias follado. Me acuerdo que me fui contigo e hicimos lo que pone en tu relato.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...