Oportunidades perdidas

Últimamente me da por recordar mucho épocas pasadas, ¿me estaré haciendo viejo?
El caso es que me he dado cuenta que en mi vida he perdido unas cuantas oportunidades "sexuales" por culpa de mi timidez, inocencia o simplemente por no haber estado atento.

Seguro que a todos en mayor o menor medida os ha pasado alguna vez. Si queréis os contaré las mías y vosotros me contáis alguna vuestra.

Ordenaré por orden cronológico, que así mola mas:

La primera vez fue cuando era pequeño con mi hermana.
Tendría yo la tierna edad de 10 años y mi hermana 6 años mas. Tengo que deciros que mi edad estaba yo en babia. Muchas tardes yo me quedaba a solas con mi hermana, ella cuidaba de mí mientras mis padres trabajaban.
Mi hermana y yo nos llevábamos regular, a veces bien y a veces a matar.
En una de esas que nos llevababamos bien ella me convenció para jugar un rato con ella.
Se le ocurrió un juego (desconozco si tiene algún nombre ese juego o no) que consistía en que ella cogía una canica de cristal y la escondía en alguna zona de su ropa o dentro de ella y yo no podía verlo. Luego yo tenía que tocarla por todos sitios hasta encontrarla y sacarla con mis manos.
Luego me tocaría a mí.
La primera y segunda vez fue muy típico, la guardamos en un bolsillo y otra vez en un zapato.
La tercera vez se lo guardó dentro del sujetador en la teta. A mí que aun no me picaba la curiosidad el tema del sexo en ese momento me pareció totalmente asqueroso tener que tocarle la teta a mi hermana para coger la canica, pero lo hice.
La siguiente vez fue peor... ya que busqué y busqué y no la encontré. Le dije a mi hermana que hacía trampa y ella me dijo que no, que faltaba por buscar ahí... y señaló la zona de su coño. Yo ya casi cabreado metí un poco la mano y recuerdo que noté mucha humedad, demasiada. Ni llegué a coger la canica y le dije a mi hermana que era una guarra y que a mí me dejara en paz con esos juegos cochinos. Recordad que yo sólo tenía 10 años.
Que lástima que yo haya respondido así, porque de haber estado algo más espabilado lo habría pasado genial con mi hermana. Supongo que a ella le "picaba" ya el coñito y no tenía ningún amiguito al que enseñárselo  Por lo que me han contado este tipo de juegos entre hermano es muy habitual.

La segunda vez fué con mi prima.
Tendría yo 13 o 14 años y mi prima un año mas. Viviamos en el mismo barrio y teníamos el mismo grupo de amigos, así que pasabamos bastante tiempo juntos.
En una de esas me dijo que si la podía acompañar a su casa ya que no estaban sus padres y tenía miedo de ir sola. A mí me sorprendió bastante, pero sé que era una chica miedosa y le dije que vale.
Cuando subimos a su bloque íbamos en el ascensor y ella me contó que le había llegado la regla y que necesitaba ir a casa a cambiarse de ropa y coger una compresa. Realmente era más información de la que yo necesitaba pero le dije que no había problema. Camino a su casa me iba haciendo la pelota diciéndome que yo era su primito preferido y bla bla.
Cuando llegamos a su casa entramos a su habitación. Cogió ropa del cajón y entró en el baño que tenía la puerta en frente de la habitación. Pero lo curioso es que dejó la puerta entornada del baño, sin cerrar.
Mientras ella me iba hablando desde el baño chorradas. Quise echar un vistazo de reojo y vi a mi prima semidesnuda. Estaba en bragas y sin camiseta con las tetas al aire.
Me quedé de piedra. Para su edad ya tenía bastantes tetas y los pezones muy picudos.
La cosa es que se da cuenta que yo estaba espiandola y me dice "Si quieres verme desnuda entra, a mí no me importa. Para eso eres mi primo". Yo me quedé flipado y cortado al 50%/50%.
La cosa es que en ese momento me dió verguenza y le dije que no hacía falta... que la esperaba en la habitación. Y ahí quedó todo. Si lo sé... soy gilipollas. jejeje

La tercera vez fue con la vecina.
Ya yo mucho más espabilado con 17 años cuando vivíamos en Alicante, en una urbanización muy pija cerca del mar. Era un bloque grande de unas 100 viviendas, pero mi madre cogió mucha confianza con una vecina que tendría unos 35 años. La vecina era la típica mujer andaluza, jamona y muy dicharachera, demasiado para mi gusto, pero en fin.
Mi madre una mañana me dijo: "Dice la vecina que si puedes pasar por su casa a eso de las 5 de la tarde, que quiere que le mires la televisión que no la ve y a lo mejor tú sabes". A mí que siempre me ha gustado mucho la electrónica y demás, se creería que yo sabría.
A mí eso me tocó los cojones pero en fin. Como buen hijo fui a las 5.
Cuando la llamo a la puerta de la casa me dice: "¿quién es?" Le digo que yo Adrian, su vecino.
Me dice: "Ah, espera un momento". Y me tuvo allí al menos 2 minutos de reloj en la puerta de la casa.
Cuando me abre la puerta me quedé impactado puesto que sólo llevaba una camisa masculina con sólo dos botones abrochados. De hecho al abrir la puerta y levantar un poco el brazo vi por el lateral de la camisa las tetazas que se gastaba la mujer.
Ya eso me dejó inquieto, pero en fin... a esa edad yo era un salido de mucho cuidado y a todo le veía el lado sexual.
Me hace pasar al salón diciendome que "a veces la tele deja de verse". Vale enciendo la tele... y veo que todo es normal.
Me dice... quizas es el video que a veces me falla también. Míralo.
El vídeo estaba debajo de la tele y tuve que ponerme de rodillas. De pronto veo que ella se pone en cuclillas delante mio con las piernas abiertas y veo que llevaba unas braguitas totalmente transparentes que se le veía todo el coño a la perfección. Y va ella y me dice... "¿Ves algo mal? ¿o todo lo que ves te parece bien?" Con una mirada de zorrona brutal.
Ahí es cuando me acojoné. La mujer quería caña sin duda.
En honor a la verdad yo estaba acojonado, pero pensé en echarle valor y ayudarla a bajar su calentón.
En un segundo recordé que el marido de esa mujer es policía y que se llevaban mal (eran famosos en el edificio por sus peleas). Y sinceramente por un momento vi lo que podría pasar si su marido me pillaba con su mujer. Que sinceramente estaba follable pero no era nada del otro mundo. Y le dije que yo todo lo veía bien y que mejor me iba. Que si tuviera algún problema que me lo dijera. Esto lo dije con voz quebrada casi temblando.
Ella supongo que entendió que me rajé. Y desde entonces cuando me la cruzaba por la calle o en el ascensor no me decía ni mú. Se dedicaba a echarme miradas asesinas. A nadie le gusta que le rechacen, ¿no?

La cuarta vez con la mujer de la playa nudista.
Desde hacía tiempo le daba vueltas a la cabeza con la posibilidad de ir yo solo a una playa nudista. Tendría ya 25 años.
Un día me armé de valor y decidí probar que es eso de las playas nudistas. Me informé y decidí ir un día entre semana saltándome una academia a la que asistía en verano.
Fuí a una playa nudista muy pequeña que hay en Benalmádena.
Llegué y me tumbé. Me dí cuenta que había gente de toda clase y edad.
Me puse en un lateral de la playa y decidí quitarme el bañador. La primera vez tienes una sensación extraña. Ves a todo el mundo como Dios lo trajo al mundo y te parece antinatural, pero sinceramente pasada la primera media hora aquello te parece lo más lógico.
Incluso me aventuré a ir al agua y nadar desnudo... que gozada! Desde ese día soy un total defensor de las playas nudistas. jejeje
Es verdad que a veces te empalmas un poco sin querer, pero se sobrelleva bien.
En la segunda vez que volvía del agua veo que una mujer se pone demasiado cerca de mí pero detrás mia. Venía con un montón de cosas... sombrilla, silla de la playa y demás artilujios.
Tardó bastante tiempo soltarlo todo a su gusto.
Era una mujer de unos 40 años muy bien llevados. Buenas tetas, no muy gordita y con un coñito peludito negro.
Una vez sentada la mujer se echa crema y coge su teléfono móvil y se lia a llamar por tlf a una amiga.
En ese tiempo no todo el mundo se podía permitir un móvil.
Yo estaba muy cerca de ella y me enteraba de toda la conversación. Además ella tenía la voz fuerte y autoritaria.
La conversación empezó por esta mujer diciéndole a su interlocutora: "Cari, ¿sabes donde estoy? Estoy en Málaga en una playa nudista. Yo también estoy desnuda con todo al aire"
Por lo que me pude enterar la mujer estaba dándole envidia a su amiga íntima.
Cuando acaba de hablar por teléfono me mira y me pregunta la hora.
Le digo la hora y cuando la miro me doy cuenta que ella tiene la silla de la playa frente a mí (a menos de 2 metros), sentada con las piernas semiabiertas. Incluso se le podía ver los labios del coño escondidos entre los pelitos.
Sinceramente me dio mucha vergüenza porque mi primera mirada se fue inevitablemente a su coño.
La mujer me buscó conversación preguntándome si venía mucho por aquí (yo mintiéndole le dije que alguna vez que otra).
Ella sin yo preguntarle me dijo que vivía en Madrid, que había venido a Málaga de vacaciones porque una amiga suya le había prestado un apartamento. También me contó que solía hacer nudismo en la zona de Valencia  pero años atrás.
También me dijo sin venir a cuento que ella estaba recién separada y que había decidido divertirse y no deprimirse por su separación. Que se lo iba a tomar bien.
Yo sinceramente es que era la primera vez que estaba en una playa así y no podía centrar la atención en la conversación. Estaba un poco disfrutando de todo... de la playa... de la gente desnuda... del tipo de gente que va... y no me daba cuenta de que la mujer me seguía buscando conversación.
En una de esas me pregunta donde puede salir de marcha una mujer como ella. Yo como pude le dije los sitios a donde podría salir. Y me dice: ¿pero yo sola podría salir? Le digo que no entiendo porqué no. La cosa es que cada vez que la miraba sin querer le miraba el coño y ella cada vez mas tenía las piernas más abiertas.
Yo como estaba tumbado boca abajo en la toalla... cuando levantaba la vista lo que veia era a ella sentada en la silla. No era culpa mía. Los ojos se me iban.
Me preguntó si en esos sitios que yo le había indicado habría chicos tan guapos como yo.
Le dije que si riéndome, que mucho mas guapos seguro.
Y ella me dijo: "Lástima que sólo tenga unos días aquí para disfrutar y no tenga nadie con quién ir a esos sitios".
Sabía que ella me estaba intentado ligar.
Lo que no sabía era si en las playas nudistas eso era normal (que la gente fuera más abierta de mente y mas predispuesta a ligar... mujeres claro) o que.
Se acercaba mi hora de irme, así que decidí ponerme la ropa, me despedí de ella y me largué pensando que pedazo de experiencia es estar en una playa nudista... y que mujeres desnudas se pongan a hablar con uno como si nada.
Lástima que yo ese día estaba atento a otras cosas más que a ella, porque realmente se notaba que ella me estaba ligando en toda regla. Desconozco si era solo ligoteo o quería sexo o que. Pero es una lástima que en ese momento por esas circunstancias no decidiera averiguarlo.

Os he contado la pura verdad, aun a pesar de que más de uno me llamará subnormal profundo, pero es la verdad. A ver si os atrevéis vosotros y ponéis alguna así que os haya quedado marcada en los comentarios.

A partir de entonces la verdad es que aunque sigo siendo una persona tímida, me aventuro muchas veces a todo lo que me surje y no deseo ni quiero perderme otra oportunidad mas. Este tipo de experiencias siempre son muy morbosas y tienen cosas divertidas.

Gracias de todas formas por leerme.

Si quereis seguirme en twitter podeis agregarme: @malaga_adri

2 comentarios :

  1. Muy buena entrada. Por desgracia, yo no tengo tantas como tu, pero si no te importa, me has dado una idea para una entrada de blog, pero, ya te digo que no tengo casi, aunque alguna hay.
    Es que me han gustado todas, no me podria decantar por ninguna...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si hombre, utiliza mis ideas como mejor te venga. Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...